NAYA - Noticias de Antropologia y Arqueologia EQUIPONAYA.COM.AR
Noticias de Antropología y Arqueología


Desde 1996 el Portal de Antropologia en español

Recibir novedades


Buscador
Eventos
Tarjetas Postales
Fondos de Escritorio
Enlaces

Temas
tesis de grado y postgrado TESIS
antropologia economica Antropología Economica
antropologia forense Antropologia Forense
antropologia medica Antropología Médica
antropologia visual Antropología Visual
articulos de arqueologia Arqueología
arqueologia submarina Arqueología Subacuática
arqueologia urbana Arqueología Urbana
arte rupestre Arte Rupestre
ciber cultura Cibercultura
educacion y antropologia Educación
epistemologia Epistemología
etnias Etnias
etnohistoria Etnohistoria
gestion sociocultural Gestión Cultural
globalizacion Globalización
identidad cultural Identidad
mitos y leyendas Mitos y Leyendas
momias Momias
museologia Museología
patrimonio cultural Patrimonio Cultural
religion Religión
turismo cultural Turismo Cultural


Base ANT-ARQ
Buscar
Inscribase gratis !

Congresos Virtuales
1998 (ANT-ARQ)
2000 (ANT-ARQ)
2001 (Turismo)
2002 (ANT-ARQ)
2003 (Turismo)
2004 (ANT-ARQ)
congreso 2005 (Turismo)

Encuentros Turismo
2001 (Salta)
2002 (Jujuy.)
2003 (Bs As.)

 

NUEVO BIBLIOTECA EVENTOS UNIVERSIDAD MAPA Equipo NAyA CONTACTENOS
  INICIO > ARTICULOS > ARQUEOLOGIA Compartir en: recomendar

El Cusco en Peligro

Por Luis Nieto Degregori

Lo que viene a continuación es un artículo de Luis Nieto Degregori (escritor cusqueño) publicado en el último número de la revista bimensual DEBATE (Vol. XVII # 88 mayo-junio 96) editado por Apoyo Comunicaciones S.A. El artículo se llama "EL CUSCO EN PELIGRO" páginas 54, 55, 56 y 57

Una ola de preocupación por la conservación del Cusco esta atravesando a los sectores intelectuales y artísticos del país a raíz de la presentación en sociedad del nuevo alcalde cusqueño, el médico Raúl Salízar. Esta preocupación, sin embargo, aunque sumamente loable, ha hecho que todas las baterías apunten al blanco mas visible y fácil de alcanzar, pero deja de lado gravísimos problemas de fondo que se arrastran desde siempre y que son los que están detrás del inexorable proceso de destrucción que esta viviendo el centro histórico de la antigua capital de los incas.

No se crea, sin embargo, que las líneas que siguen son en caballerosa defensa del actual burgomaestre cusqueño, quien con sus extravagancias no deja de ser un peligro para la integridad de la ciudad imperial. Lo que sigue es un breve repaso de la compleja problemática de conservación de la ciudad, realizado con el animo de que en nuestras quijotesca defensa del Cusco distingamos los molinos de viento de los verdaderos males, recientes y viejos, que padece este singular conjunto arquitectónico. Empecemos por los males recientes, que son los que han puesto asunto tan crucial sobre el tapete.

EL SINDROME DE EROSTRATO

De todas las maneras de dejar huella en la historia, la mas original y expeditiva es sin duda la elegida por Eróstrato, ese pastor de Efeso que, para que su nombre pasara a la posteridad, incendio el templo de Artemisa, una de las siete maravillas del mundo antiguo.

Es seguramente la contundencia de este método la que explica la proliferación de seguidores del celebre pastor a la que estamos asistiendo en el Cusco durante los últimos años ; y es tal la gravedad del fenómeno que debemos hablar ya de un verdadero síndrome de Eróstrato. El síndrome, como se ha podido observar, ataca sobre todo a las autoridades municipales y lo hace con mas fuerza cuanto mas tiempo están al frente de algún municipio cusqueño y cuanto mayor es el grado de poder que logran acumular.

El ejemplo paradigmático, pero no el único, es el del anterior burgomaestre de la ciudad imperial, el actual parlamentario Daniel Estrada, quien a lo largo de los casi nueve años que detentó el cargo de alcalde empezó construyendo una tímida fuente con pumas de piedra en tamaño natural, para luego ir ganando bríos y acometer empresas mas atrevidas, como el ciclópeo monumento a Pachacútec y el obelisco al Cóndor, en el que la efigie de esta ave andina compite ventajosamente en tamaño con un aeroplano. La manifestacion definitiva del síndrome de Eróstrato hubiera sido la larga y meticulosamente planeada intervención en la Plaza de Armas, con la construcción de un 'usnó y un 'intihuataná en el centro de la misma que por sus proporciones debían opacar a la Catedral y a la Compañia, pero en el último minuto a Estrada le tembló la mano.

El actual alcalde cusqueño, el médico Raúl Salízar, presenta también manifestaciones del síndrome, pero, a despecho de lo que se piensa en Lima debido al revuelo causado por un reportaje de un sintonizado programa de televisión (Panorama - PANTEL) éstas son todavía leves aunque de larga data. El doctor Salízar, en efecto, empezó a construir su monumento a Pachacútec por cuenta propia y mucho antes que el de Estrada. Sin embargo, este monumento y el conjunto que supuestamente lo complementaría siguen siendo asunto personal del alcalde y no un proyecto municipal, por lo que las probabilidades de que algún día se hagan realidad son bastante remotas. Más aún, las críticas que le han llovido sobre su malhadado complejo monumental y la poca capacidad que está demostrando para dirigir la ciudad serán obstáculos difíciles de vencer para que Salízar logre consolidar su liderazgo en la sociedad cusqueña y esto, como ya señalamos, es una condición sine qua non para que un alcalde se atreva a atentar contra la integridad del Cusco.

LOS PROBLEMAS DE FONDO

El hecho de que la gestión del actual alcalde represente un peligro mas latente que el real no debe hacer pensar, sin embargo, que la conservación del Cusco histórico es asunto bien encaminado. Todo lo contrario. Si bien el Instituto Departamental de Cultura, el Plan Copesco y la cooperación internacional hacen mucho por la conservación y restauración de bienes monumentales en la ciudad y en el departamento, sobre todo en lo que se refiere a restos arqueológicos incas y preincas e iglesias, es muy poco o absolutamente nada lo que se hace por el conjunto urbano del Cusco.

Una evaluación de inmuebles del Centro Histórico que por encargo del Instituto Nacional de Cultura (INC) hicieron los arquitectos Manuel Ollanta Aparicio y Ernesto Marmanillo después del terremoto de 1986, arroja estas escalofriantes cifras: de 541 casonas, 54 presentaban daños muy graves; 220 dañós graves; 199 daños moderados; y sólo 68, daños leves. En cuanto a 43 inmuebles declarados monumentos nacionales, 5 dejaron de existir, 23 se encontraban en malas condiciones, 8 en condiciones regulares y sólo un puñado,7, habían sido restaurados. Basta recorrer con mirada atenta el centro historico del Cusco para darse cuenta de que, en los 10 años transcurridos desde que se realizó esta evaluación, las cosas han empeorado aún más.

El drama que esto representa pasa totalmente desapercibido pues son sólo unos cuantos especialistas los que comprenden que el Cusco es lo que es y vale lo que vale por ser una de las pocas ciudades en el mundo que conjuga armoniosamente arquitecturas de origen y naturaleza tan disímil como la incaica y la española. Otro sería el Cusco sin los centenares de casonas que conforman el tejido urbano de la ciudad y que constituyen el singular trasfondo en el que resaltan todas las joyas arquitectónicas que posee.

Una muestra clarísima y patética de lo que acabamos de afirmar es lo ocurrido durante las tres gestiones de (Daniel) Estrada. A medida que este alcalde iba construyendo fuentes y más fuentes en el centro histórico y remodelando plazas, calles y hasta barrios enteros como el de San Blas, el común de la gente eeqosqorunasAE y forasteros, se deshacían en alabanzas (oqué bien está el Cuscooe), lo cual es como congratularse porque un enfermo luce muy bien despues de una cirugía facial que le ha quitado unas cuantas arrugas, cunado en realidad lo que necesitaba era una serie de delicadas operaciones al corazón.

QUE HACER?

Se equivocan quienes piensan que no existen normas que protegen al centro histórico del Cusco. Al revés, no sólo existen, sino hasta abundan, pero todas, la reglamentación del INC y la del municipio, son de carácter restrictivo, mas no promocional. En otras palabras, la normatividad existente vela por la intangibilidad del centro histórico, estipulando claramente lo que no se puede hacer, pero no ofrece ningún mecanismo de ayuda para que los propietarios de las casonas puedan conservarlas en forma adecuada.

Este tipo de normatividad, por lo mismo, las más de las veces resulta contraproducente pues, dado que conservar o restaurar una casona es sumamente costoso, los propietarios e inquilinos de las mismas prefieren dejar que se vengan abajo y recién después edificar una nueva casa sin más limitaciones que las de algunas características que debe respetar la fachada. Es más, la crónica debilidad de nuestra institucionalidad deja muchos resquicios para que quienes detenten poder político o económico puedan saltarse a la garrocha cualquier reglamentación. son los casos de la desatinada intervención en el Koricancha realizada durante la última gestión de Estrada y de la discutida ampliación del Hotel Libertador en un sector aledaño al mismo templo.

Son numerosas las alternativas que desde hace mucho tiempo vienen planeando los especialistas, pero sin que nadie les haga caso. Así, por citar un sólo ejemplo, en el informe sobre los daños del sismo de 1986 que por encargo de la UNESCO presentaron los arquitectos Rodrigro Ferreira, Oscar Ladrón de Guevara y Roberto Samanez, los tres de reconocida trayectoria, se señala que para revertir el proceso de destrucción del Cusco histórico hace falta coordinación multiinstitucional y normas promocionales que faciliten créditos y algún tipo de exoneración tributaria a los propietarios de casonas.

Un ejemplo de que estos renombrados especialistas no están soñando con imposibles es el D.L. 575, acertadamente gestionado por Estrada en 1990 con el argumento de paliar los daños sufridos en el centro historico a causa de sismo de 1986. Lamentablemente, los casi tres millones de dólares anuales que entre 1990 y 1993 percibió el municipio por concepto de un impuesto del 15% a la venta de bebidas alcohólicas y gaseosas en la provincia de Cusco, fueron destinadas por Estrada a esas obras de ornato que, como ya dijimos, le granjearon el favor de la población. Lo otro, invertir esos fondos en acciones de recuperación del centro historico, hubiera sido de lejos menos rentable políticamente.

Ahora que la preocupación por el Cusco parece generalizada, sería el momento de iniciar una cruzada nacional para la salvación de su centro histórico. Es curioso, por ejemplo, que se siga gastando tinta en los sueños de un excéntrico personaje, pero que pasen desapercibidas informaciones como la de que la organización Word Monuments Watch considera que el centro historico del Cusco es uno de los cien monumentos históricos del mundo en mayor peligro de desaparición. ?O es que los intelectuales peruanos queremos contentarnos con calmar nuestra mala conciencia ganando una escaramuza en lugar de emprender una batalla que nos enfrentará a la indiferencia de quienes tienen poder de decisión?.

 

 

PIE DE PAGINA
Noticias de Antropologia y Arqueologia es un emprendimiento del Equipo NAyA. Ultima modificación de esta página 9/6/15
http://www.equiponaya.com.ar

© Equipo NAyA / 1996-2015 - ISSN : 0329-0735