NAYA - Noticias de Antropologia y Arqueologia EQUIPONAYA.COM.AR
Noticias de Antropología y Arqueología


Desde 1996 el Portal de Antropologia en español

Recibir novedades


Buscador
Eventos
Tarjetas Postales
Fondos de Escritorio
Enlaces

Temas
tesis de grado y postgrado TESIS
antropologia economica Antropología Economica
antropologia forense Antropologia Forense
antropologia medica Antropología Médica
antropologia visual Antropología Visual
articulos de arqueologia Arqueología
arqueologia submarina Arqueología Subacuática
arqueologia urbana Arqueología Urbana
arte rupestre Arte Rupestre
ciber cultura Cibercultura
educacion y antropologia Educación
epistemologia Epistemología
etnias Etnias
etnohistoria Etnohistoria
gestion sociocultural Gestión Cultural
globalizacion Globalización
identidad cultural Identidad
mitos y leyendas Mitos y Leyendas
momias Momias
museologia Museología
patrimonio cultural Patrimonio Cultural
religion Religión
turismo cultural Turismo Cultural


Base ANT-ARQ
Buscar
Inscribase gratis !

Congresos Virtuales
1998 (ANT-ARQ)
2000 (ANT-ARQ)
2001 (Turismo)
2002 (ANT-ARQ)
2003 (Turismo)
2004 (ANT-ARQ)
congreso 2005 (Turismo)

Encuentros Turismo
2001 (Salta)
2002 (Jujuy.)
2003 (Bs As.)

 

NUEVO BIBLIOTECA EVENTOS UNIVERSIDAD MAPA Equipo NAyA CONTACTENOS
  INICIO > ARTICULOS > ANTROPOLOGIA POLITICA Compartir en: recomendar

«LOS LIMITES DE LA UNIDAD DOMESTICA»

UN CASO : WILK Y LOS KEKCHI (1)

Por  E. Guillermo QUIRÓS

(1) Trabajo elaborado en 1995 (INA)

1. Definir sus límites y definir su interior.

La unidad doméstica es una entidad empírica o es un concepto operativo ? la respuesta, que no es sencilla ni directa entra en la misma lógica del interrogante acerca de si la economía es una entidad empírica o es un concepto operativo. Suele allanarse el camino en nuestra propia sociedad, en la que fenómeno empírico y concepto suelen coincidir, para nuestro entendimiento, sin sustanciales diferencias, pero estamos en el campo de la antropología (Quirós:1993) y aquí, los fenómenos y los conceptos adquieren particularidades. Conceptos y fenómenos de una claridad evidente , aún cuando fuese imaginaria, en el mundo propio occidental, se vuelven torpes instrumentos al momento de transferirlos a otros escenarios. Por qué ? simplemente porque en estos nuevos campos los fenómenos no coinciden con los fenómenos propios y esta discoincidencia se traslada sin más a los conceptos respectivos.

Esta particularidad, a la que se enfrenta el antropólogo y solo él, se manifiesta claramente en el caso de la conceptualización de la unidad doméstica. La antropología , a diferencia de otras disciplinas, no puede comenzar su discusión por la mejor descripción al interior de tal unidad sino que debe comenzar su discusión acerca de cuál es la delimitación de tal unidad. Mientras cualquier cientista social, entre ellos el economista, toma algún referente evidente y sencillo de unidad doméstica y comienza a discutir su interior, el antropólogo debe comenzar por discutir los límites de la unidad doméstica y recién después adentrarse en su interior. Para el economista el "qué es" el concepto discutido no es un problema sino un punto de partida y, su interés, va de lleno al "cómo es". Para el antropólogo el "qué es" ya significa un problema , anterior incluso aunque no independiente , al "cómo es". Haciendo una analogía con otro concepto muy conocido por nosotros, los antropólogos económicos, el economista no se pregunta extensamente sobre "qué es" la economía sino que centra su discusión en "cómo es" la misma, mientras que , el antropólogo, ha discutido y aún discute "qué es" la economía para recién comenzar a considerarla.

DISCIPLINA DEFINIR QUE ES DEFINIR COMO ES
ECONOMIA NO SI
ANTROPOLOGIA SI SI

El definir "cómo es" resulta ser un problema tanto de la economía como de la antropología y el definir "qué es" resulta ser un problema antropológico. (1 )

Esta particularidad se ratifica en el tratamiento específico del concepto de unidad doméstica (household). Mientras que, al discutir el "cómo es" , al interior de la misma, los autores provienen de diferentes disciplinas(2 ), ya sea de la antropología o la economía, al discutir el "qué es", los límites, los autores provienen casi exclusivamente de la antropología (3 )

Este hecho divide la discusión en dos caminos , el de los límites y el del interior de la unidad doméstica, que apelan a diferentes fuentes : En un caso a la antropología exclusivamente y en otro tanto a la antropología como a la economía.(4 )

2. La definición de límites

2.1 Conceptos particulares y universales

Escindida la problemática en dos, nos abocamos en este trabajo exclusivamente a la preocupación del "qué es" la unidad doméstica, y en este sentido, a una preocupación exclusivamente antropológica.

El antropólogo en oportunidad de enfrentarse con una comunidad diferente se encuentra con la particularidad de los fenómenos de ésta más sus propios conceptos, teóricamente coincidentes con los fenómenos de su propia sociedad. En este sentido, su primer apelación es sin lugar a dudas a sus propios modelos. La historia de la disciplina nos muestra sucesivas instancias en este diálogo entre la conceptualización propia y el fenómeno del mundo antropológico .

Una primera situación es que nos atenemos a nuestros conceptos con todos sus atributos y restricciones, y que da como resultado el negar la existencia de tal fenómeno en el mundo antropológico. Esta situación está bien representada por situaciones iniciales en las que se negó la existencia de economía o familia entre los primitivos. La rigidez de la definición, atada a nuestra propia idiosincrasia, daba como resultado automático la negación del fenómeno entre los primitivos.

Otra alternativa es la de universalizar el concepto, hecho que se lograba a través de una ampliación de la definición propia, una flexibilización de la misma, y que podía dar lugar a cubrir bajo su manto a las diferencias en otras comunidades. El método consistía en reducir las restricciones o atributos exigidos, y así, con que alguno de ellos estuviera presente era suficiente para reconocer un fenómeno análogo. Estos universalistas en su origen refutaban a aquellos restrictivos que mencionáramos en el párrafo anterior.

Una tercer variante era la de mantener la dicotomía entre lo propio y lo extraño, pero universalizando el concepto antitético entre los extraños, revitalizando la existencia cualitativa de dos mundos: Nosotros tenemos esta institución y los primitivos otra. Es decir, se homogeneizaba el carácter del otro mundo.

Finalmente, la última variante es la de particularizar a ultranza los fenómenos y dar así cuenta específica de cada fenómeno en cada comunidad en su especificidad sin pretender comparación alguna con el exterior.

D E F I N I C I O N

ESTRICTA UNIVERSAL UNIVERSAL PARTICULAR

DEL MUNDO DE LA COM.

ANTROPOL. "z"

1 2 3 4

NOSOTROS X X

OTROS X X

COMUNIDAD "Z" X X X

La definición 1 da como resultado "los otros no tienen x". La definición 2 "todos tienen x pero diferente".

La definición 3 "x es una cualidad de los otros".

La definición 4 "x es solo una cualidad de la comunidad z".

La única definición que permite una comparación universal es la segunda mientras que, la tercera, solo permite una comparación al interior del mundo antropológico. Por su parte las definiciones 1 y 4 son absolutamente particulares, en un caso del mundo propio y en otro de la comunidad "Z", no permitiendo comparaciones intersocietarias.

Es por ello que ahora podemos decir que existen conceptos con capacidad comparativa y conceptos solo con capacidad descriptiva. En este sentido, la definición 2 tiene amplia capacidad comparativa, mientras que en la 3 tal capacidad es acotada, y la 1 y 4 sólo pueden ser descriptivas, limitadas a las comunidades que refieren.

En consecuencia, detectado un fenómeno por definición ampliada (definición 2), resulta conveniente, con las aclaraciones del caso, mantener el mismo nombre para todos los casos. Sin embargo, en los casos extremos como el de la definición particular (definición 4) , sería absolutamente inconveniente mantener un término sinónimo de un fenómeno propio, que por definición, no existe en el mundo propio. Para ello sería mucho más conveniente un nombre nativo o una denominación arbitraria (alfa,beta etc).

Mantener la misma terminología implica necesariamente pretender mantenerse en el campo de la definición 2, y ello obliga a que si bien los fenómenos pueden ser diferentes deben tener "algo en común". La definición ampliada de la variante 2 justamente se caracteriza por el hecho de que siempre mantiene algún atributo común.

2.2 Historia del concepto de Unidad Doméstica

Como ya dijimos, el punto de partida, por parte del antropólogo, de cualquier intento ante los fenómenos con que se encuentra, es el de sus propias imágenes. El tema de la unidad doméstica no es una excepción como no lo fue el de economía. En este último caso se partió de la imagen originaria de un intercambio en un mercado de precios monetarizado, se intentó adaptarlo para su uso universal a través de la eliminación de cualidades y según el caso se rescató la forma (intercambio), el sentido (la subsistencia), la lógica (maximización), desechándose el más restringido aspecto de precio monetarizado en el mercado. Así surgieron diferentes corrientes que a su modo pretendían reconocer algo llamado económico en todo el mundo.(5 )

El recorrido del tratamiento de la unidad doméstica tiene sus analogías con el precedente. Una imagen del mundo propio, en que la familia típica coincide con el grupo nuclear, en una misma residencia, en el seno de la cual se desarrollan algunas actividades típicas como comer en común, criar niños etc, comenzará a ser adaptada poco a poco al toparse con el mundo extraño. Una primera flexibilización de requisitos como la escisión de los aspectos parentales y los que se darán en llamar aspectos domésticos, seguido de una nueva separación de estos aspectos domésticos del requerimiento de residencia en común, hasta incluso seleccionar alguna de estas actividades domésticas como el mejor referente para el concepto que nos ocupa, señalan los mojones del recorrido seguido por la definición de la unidad doméstica que ahora desarrollaremos brevemente.

La discusión de la delimitación del concepto de unidad doméstica tiene sus raíces en el concepto de familia. La mejor fuente de los componentes de familia que luego originararán los desprendimientos de los atributos de unidad doméstica podemos remitirlos sin lugar a dudas a la definición de familia de Murdock (1949). (6 )

La familia es un grupo social caracterizado por residencia común, cooperación económica, y reproducción, Incluye adultos de ambos sexos, al menos dos de los cuales mantienen una relación sexual socialmente aprobada, y uno o más hijos, propios u adoptados, de la cohabitación sexual de adultos. (p.1)

Definición de familia que tiene aspiraciones universales y en la que quedan delimitados tres aspectos que cobrarán interés: la parentalidad, la residencia y ciertas funciones específicas.

Es Fortes, en el mismo año, quien forzado por las particularidades de los Tallensi erige el concepto específico de homeastead para dar cuenta de un grupo multifuncional estructurado. El homeastead será definido como grupo doméstico, generándose la diferenciación de dos aspectos originales de familia, que irán adquiriendo entidad independiente : La familia propiamente dicha y algo distinto denominado grupo doméstico (ver Verdon 1980:112)

Goody (1958), insistiendo en la escición, nos habla de los grupos domésticos como grupos multifuncionales comprendiendo las siguientes actividades: reproducción, producción, distribución y preparación de comidas y su distribución. Para cada actividad hay diferentes unidades que se superponen, contituyéndose el grupo doméstico en una zona de superposición de los miembros de diferentes unidades. Relegando el caso Euro-Americano a un caso especial de coincidencia de la residencia, descendencia, matrimonio y funciones domésticas, plantea lo poco útil de tal definición para otros casos en que tal coincidencia no se daba como era el caso Africano. El matrimonio y la coresidencialidad no siempre coincidía, ni tampoco los grupos domésticos y la familia.(Goody.p.56)

Fortes (1958) insistirá en dos cortes de interés: La consideración escindida de la familia y el grupo doméstico y la delimitación de un dominio doméstico y otro político. Con relación a la primer diferenciación nos dirá :

El grupo doméstico es esencialmente una unidad householding y housekeeping organizada para proveer los recursos materiales necesarios para mantener y criar a sus miembros...La verdadera composición de la familia nuclear y el grupo doméstico puede ser idéntica, como generalmente lo es en nuestra sociedad; pero estrictamente las funciones reproductivas,...son distinguibles de las actividades relacionadas con la producción de comida y abrigo y los medios no materiales para asegurar la continuidad de la sociedad en general.(Fortes:1958 p 8 y 9)

La familia queda así conceptualmente separada del grupo doméstico y a su vez el dominio doméstico queda conceptualmente separado del dominio político

...es necesario, ...,distinguir entre el campo doméstico de las relaciones, instituciones y actividades , visto como un sistema interno, y el campo jurídico-político, considerado como un sistema extreno. (Fortes:1958 p2)

Tanto en Goody como en Fortes queda en claro la diferenciación entre familia y grupo doméstico, teniendo en cuenta una idea de familia nuclear y un grupo, no coincidente punto a punto con ella, que desempeña una serie de funciones imprescindibles del dominio doméstico. El elemento diagnóstico de los grupos domésticos son estas específicas actividades todavía no escindidas claramente del concepto de coresidencia(7 ). Sin embargo que la coresidencia no esté escindida del concepto de grupo doméstico no deja de ser un epifenómeno ya que no lo define (ver Verdon 1980: p114)

Será Solien de Gonzalez en 1960 quien pone la unidad doméstica bajo la implicancia de la residencia común, cooperación económica y socialización de los niños (Bender 1967: 495) La residencia comenzó a pensarse como atributo destacado del grupo doméstico (Gonzalez 1994: 93).

Bohanan (1963) sostiene esta asociación de unidad doméstica con residencia y funciones comunes. El concepto de unidad doméstica involucra localización pero algo más: implica un grupo de personas quienes todas juntas llevan a cabo funciones domésticas. La household comunmente llena las funciones de proveer comida y abrigo y criar los niños. Ha diferenciado familia (grupos de parientes) y household (grupo coresidencial) (Bender 1967: 495). Literalmente separa del concepto de familia "un hombre, una mujer, y sus hijos" de su segunda parte : "Quienes viven juntos". El término de household queda adscripto a esto último , la residencia. (Bohanan 1963: 87). No obstante nos habla de algunas funciones frecuentes del area doméstica aunque no necesariamente presentes (Bohanan 1963: 98 y 99). Podríamos decir que así como para Fortes y Goody de hecho la coresidencialidad está presente pero no es la condición necesaria, para Bohanan las funciones específicas están presentes pero no son la condición para identificar la unidad doméstica.

La unidad doméstica se va delineando así como una unidad en que residencia y actividades domésticas se entrelazan y en que según el caso se prioriza como definitorio una de las dos características sin que por ello la otra no se haga presente.

Es Bender (1967) quien abre definitivamente los tres conceptos ya insinuados en la definición de Murdock. Planteó que eran tres las nociones en juego: co-residencia, funciones domésticas y familias. Así como fue necesario diferenciar familia de household , resulta necesario ahora distinguir analíticamente en el concepto de household , el grupo co-residencial de las funciones domésticas. Uno asentado en la localización y otros en las funciones sociales. (Bender 1967: 495) La característica básica de las actividades "domésticas", no es que ellas están necesariamente asociadas ya sea con las familias o ya sea con grupos co-residenciales, sino que ellas están vinculadas con las necesidades diarias de vivir, incluyendo la provisión y preparación de comida y el cuidado de los niños. (Bender 1967: 499) Sin embargo debe tenerse en cuenta empíricamente que hay casos de familia+actividades domésticas, de residencia+actividades domésticas , pero no de familia y residencia sin actividades domésticas (Bender 1967: 495-6)

 

 

familia

residencia funciones domesticas

caso 1

si no si
caso 2 no si si
caso 3 (no existe) si si no
caso 3 (real) si si si

Abiertas estas tres instancias, y reconocida esta apertura, los autores se inclinarán a partir de aquí ya sea por la residencia o ya sea por las actividades domésticas (o alguna de estas actividades en particular). No estaríamos lejos de la verdad al decir que a partir de aquí se bifurcan los que se asientan en la tradición Fortes-Goody y quienes se asientan en la tradición Solien de Gonzalez-Bohanan. Por ciertas actividades aquéllos y por la coresidencialidad éstos. Lo que diferenciará a los seguidores respecto de los iniciadores es que estos no dejaban de lado el otro atributo mientras que aquéllos sí tenderán a hacerlo.

La noción de grupo residencial se impuso tras la aportación del grupo Cambridge de historia de 1972 (Gonzalez 1994: 93). Vendon (1980) en esta línea se inclina por diferenciar parentesco , residencia y funciones y dar gran importancia a la función residencial por derecho propio.(Vendon 123)

En la otra línea se adscribe Hammel (1980) que se inclina por las actividades domésticas como referente. El mismo suscribirá que la coresidencia es sólo una de las numerosas actividades que los grupos domésticos desempeñan (Wilk 1984: 223) y que la unidad doméstica debe ser definida como el grupo social mínimo con el máximo número de actividades intersectadas y superpuestas. (Wilk 1989 204)

Es en esta tesitura que se inscribirá Wilk: El grupo doméstico como el más pequeño grupo con el máximo de funciones corporativas; de este modo pueden existir grupos domésticos no familiares pero también grupos domésticos no residenciales (Gonzalez 1994: 94) .La coresidencia es sólo una de las numerosas actividades que los grupos domésticos desempeñan (Wilk 1984: 223). Vivir bajo un único techo ya no es una característica definitoria suficiente.(Wilk 1989 204). La unidad doméstica debe ser definida como el grupo social mínimo con el máximo número de actividades intersectadas y superpuestas. (Wilk 1989 204). El inconveniente está dado ahora en la definición de funciones domésticas.

El proceso enunciado precedentemente muestra la progresiva escisión de los atributos originarios de la definición de familia de Murdock (8 ), y cómo cada uno adquirió identidad propia. Un proceso de escisiones que en el caso empírico de WilK concluye con una elección aún más específica:

"He elegido para designar las unidades domésticas de Kekchi sobre la base de las actividades de producción y distribución más que coresidencia". (Wilk 84 224)

F A M I L I A

familia grupo doméstico

residencia actividades

domésticas

activ.activ

d p

LLegado a este punto nos interesa volver a nuestro cuadro acerca de la universalidad y la particularidad de la definición en antropología. La preocupación de todos nuestros autores, al momento de definir cada uno de estos conceptos ha sido la de adecuación del concepto al caso de estudio. Desde la homeastad de Fortes a la household de Wilk no son más que evidencias del esfuerzo del antropólogo por adecuar conceptos propios al caso de su incumbencia. Sin embargo, esta adecuación en la tradición antropológica siempre tuvo in mente la intención de que el concepto no dejase afuera ni siquiera loscasos excepcionales. Este hecho , obligaba a que la definición específica mantuviera algún contacto con la definición originaria, de manera que no se perdiera la referencia. El concepto generado debía mantener alguna conexión con la raíz que le dio origen. De no ser así, el concepto no debería mantener su denominación. Sin embargo no es necesario considerar esta última porque los autores se han ocupado , como no podía ser de otra manera, por referir a nuestra sociedad, o más precisamente por preocuparse de que el concepto mantenga vigencia en nuestra sociedad. Sea vía la unidad más simple de familia nuclear sobre la que se eregían las variantes de otras sociedades, sea por la residencia común del grupo o sea sobre ciertas actividades domésticas claramente universales como el consumo alimenticio en común.

Sin embargo una diferencia que distingue al mundo antropológico del nuestro, es el hecho de que la unidad doméstica, se defina como se defina, suele desarrollar una actividad que en nuestra sociedad no le es propia: la producción. Si hay algo que nuestra unidad doméstica típica usualmente no desarrolla es la actividad productiva o por lo menos no lo hace primordialmente. La producción en nuestro mundo se desarrollaría eminentemente fuera de la unida doméstica. Este hecho hace que, uno pueda considerar la producción como un atributo de la unidad doméstica antropológica pero no como "el atributo definitorio" porque en tal caso el concepto perdería todo referente con la raiz: el fenómeno en nuestra sociedad. Y esta pérdida, a diferencia del caso de los naya o los kibutz, no significa simplemente la pérdida de la consideración de un caso sino que implica la pérdida del referente: el caso referencial no deja nunca de ser el del hablante, en este caso el del antropólogo.

Es por ello que la apertura que refleja el cuadro precedente mantiene permanentemente alguno de los atributos originalmente dados a familia. Pero también es cierto que insinúa en la última apertura, en actividades domésticas, un riesgo de salirse de tal condición. Hemos abierto las actividades en "actividades d" para hacer referencia a las actividades domésticas "propiamente dichas" y en "actividades p" para hacer referencia a las actividades productivas, que en nuestra sociedad, no son eminentemente domésticas. Definir la unidad doméstica por este solo atributo implica apartarse de la raiz y hablar exclusivamente de un atributo de las sociedades etnográficas (9 ). Este es el caso de Wilk y a él nos referiremos en el próximo apartado.

3. EL CASO : La elección de Wilk

3.1 Planteo

Esta parte del trabajo tiene como centro de discusión una decisión metodológica de Richard Wilk (Wilk 1984, 1989,1990) : La de considerar como unidad de análisis la unidad doméstica , y particularmente la delimitación sobre la base de la producción y la distribución por encima de la residencia (Wilk 1984 : 224)

Sostenemos que tal definición de unidad doméstica es inoperante en términos comparativos porque no es universal y es inoperante en términos funcionales porque no agrega nada a un tratamiento que tuviese en cuenta una perspectiva económica aún cuando la unidad doméstica fuese definida en términos de residencia.

Esto parte de una tesis más general: Las posibilidades de definición de unidad doméstica, como la de cualquier concepto en antropología, tiene sus límites, en la medida que quiera seguir teniendo capacidad comparativa y capacidad comprensiva. El requisito de la comparabilidad es la universalidad de la definición y el de la capacidad comprensiva el de mantener su diferenciación de otros conceptos.

La calidad de las conclusiones de Wilk no se deben a la capacidad del concepto sino a que en la práctica realiza la elección de unidades que tienen otros atributos además del de producción y distribución y fundamentalmente gracias a que tienen esos otros atributos : residencia y familia; traicionando su propia definición.

3.2 Datos

Wilk aborda el tratamiento de tres comunidades entre los Maya Kekchi de Belize planteando la interrelación entre el cambio agrícola y la transformación doméstica. Esta interrelación lo lleva a recurrir a una particular definición de las households, no en base a la residencia o la familia sino decididamente en base a la cooperación en los procesos productivos y de distribución. Las moradas decididamente no serán su asentamiento conceptual de household. Con este criterio plantea los datos sobre los que se desarrollarán sus interpretaciones.

CUADRO I

	SANTA		AGUACA- INDIAN	 INDIAN
	TERASA	TE		 CREEK 	 CREEK
							  PROY. *
  	-------	------- ------  --------Tabla 9.1
HA MATAHAMBRE	  275		163		  0		-
HA GOOD MILPA	 3050	      2981		3294		-
HA POOR MILPA	 1256		175	   943		-
HA UNUSABLE	  465	      2025	   331 	-	
HA USABLE 
P/HOUSEHOLD	  218		110		  70		-
HA GOOD MILPA 
P/HOUSEHOLD	  145		 99		  54		-
HA GOOD MILPA P/P	   30		 19		  10		-

Tabla 9.2
POBLACION	  101		159		  54	    320
DWELLING UNITS	   21		 30		  10		59	
SIZE DWELLING UNITS	 4.80	     5.30	  5.40	   5.42
INDEPENDENT HOUSEHOLD  	   17		10	   1		 6
SIZE INDEPENDDENT 	
     HOUSEHOLD	 5.00	      5.70	  8.00	   7.83
HOUSEHOULD CLUSTERS	    2		  8	     5		30
DWELLING PER CLUSTERS	    2		2.5	  1.8	1.8
SIZE CLUSTERS	 8.00	     11.90	  9.20	   9.10

size dwelling 
in clusters	 4.00       4.76	  4.09		-

Tabla 9.3
PERCENT INDEPEND.HOUSE	80.95	     33.33	 10.00
ha good p/p	   30		 19	    10
HA GOOD P/H             145.20	     99.40	 54.90
PERCENT DWELLING
 UNITS/RICE	 0.00	     36.70	 70.00

Tabla 9.4
CLUSTERS TYPE
PATRILOCAL	   1		  7		   1
MATRILOCAL	   1		  0		   0
PATRI/MATRILOCAL	   0		  1		   1		     
FRATERNAL AND UNRELATD	   0		  0		   3
----------------------	------     -------	-------	----

(*) Proyección nuestra

En este cuadro puede verificarse la distinción que hace Wilk entre dwelling y household

Yo he elegido para designar las households kekchi sobre la base de las actividades de producción y distribución más que coresidencia. El grupo que realmente habita una única casa yo lo llamaré la Dwelling, la cual en algunos casos forma una household por sí misma. Estas Dwelling aisladas, households, son llamadas households independientes mientras que una household compuesta de más de una dwelling es una household cluster . (1984:224)

3.3.1 Definición restringida

Veamos algunos de sus fundamentos para sostener la delimitación que hace

Un problema con las definiciones existentes de la household (10 ) para el caso de Kekchi es el uso de coresidencia como un criterio de definición para la unidad. Gonzalez(1969),Bohanan(1963) y Laslett(1972) sostuvieron que los miembros de la unidad doméstica deben vivir bajo un único techo para ser considerada una unidad discreta. Como Hammel (1980) y Wilk y Netting (este volumen) señalan, la coresidencia es solo una de una serie de actividades que los grupos domésticos desempeñan. En alguos casos tiene sentido mirar otras actividades al definir el grupo doméstico en un lugar en particular. Los antropólogos que trabajan en LA y el Caribe, han enfrentado este problema frecuentemente, porque en estas areas es común hallar grupos que comen juntos, trabajan juntos, comparten la crianza de chicos y obviamente otras actividades domésticas, pero viven en casas separadas. (Wilk 1984:223)

Evidentemente Wilk sigue los antecedentes argumentales que desarrollamos nosotros en el apartado anterior y toma posición. Decidido a definir operativamente el concepto de Household , diferente al de familia, rechaza los que se decidieron por la línea de la residencia y adscribe directamente a la línea de las otras actividades específicas.

Asimismo , el argumento esgrimido es la particularidad del caso enfrentado. Es decir la necesidad de adecuar el concepto al referente empírico con que se enfrenta. Como ya hemos visto este ha sido el detonante en los demás antropólogos de esta discusión (Los Tallensi en Foster, los africanos en Goody etc).

Y así como en los primeros casos la preocupación fue la existencia de grupos domésticos no coincidentes con la definición de familia y luego específicamente la no coincidencia de residencia con familia, ahora la preocupación es la no coincidencia de la residencia con ciertas actividades domésticas.

Actividades que son consideradas sin lugar a dudas domésticas, como el uso del "obviamente" asignado a otras actividades lo ratifica. Por qué sin dudas? porque son indubitablemente domésticas para nosotros. No hay dudas que lo que se hace presente en la misma argumentación es la imagen del antropólogo : No es posible dejar fuera de la actividad doméstica actividades como comer juntos y criar niños.El apelar a nuestro sentido común para persuadirnos de que es impensable dejar fuera estas actividades de un entendimiento de unidad doméstica no es otra cosa que decirnos : Es impensable pensarlas fuera de ella porque de hecho en nuestra sociedad , entre otras, estas actividades son las obvias actividades domésticas.

El desacople entre la imagen propia de unidad doméstica y el fenómeno entre los Kekchi podría llevar al abandono del concepto "household". Sin embargo , y esto ha sido tradición predominante entre los antropólogos, se opta por rascatar el concepto , adaptándolo a las circunstancias.

Los antropólogos no deberían ser forzados a abandonar el término de unidad doméstica para describir o discutir estas unidades o a apelar a tortuosos términos como familia extendida no residencial. (Wilk 1984:223)

Pero si bien nadie debe forzar a nadie, y es loable salvar el concepto, tal salvación no puede ser caprichosa. Es la lógica del mundo antropológico la que marca el camino. Caso contrario un capricho puede llevar a un absurdo. Nadie puede prohibirme utilizar el término economía para dar cuenta de la relación sexual pero, si mi intención es comunicarme, fracasaré. No es un problema de deseo de la conceptualización sino una obligación, si el fin es la comunicación (o su contracara la comprensión).

Si bien el autor tiene en cuenta la universalidad implícitamente en su argumento , altera tal condición al adherir para identificar household a un tipo de actividad que tiene mucho de particular, del mundo antropológico : el trabajar juntos. Al punto que si fuese nuestra sociedad la observada por el etnógrafo deberíamos reexpresar la última parte de la primer frase de este apartado (ver pág. anterior) de la siguiente manera:

es común hallar grupos que comen juntos, viven juntos, comparten la crianza de chicos y obviamente otras actividades domésticas, pero trabajan en lugares separados

Sustituyéndose trabajar juntos por residir juntos y residir separados por trabajar separados nos prueba la limitación de utilizar el concepto de trabajar juntos como referente de unidad doméstica (11 ). Claro que si este fuera un atributo marginal, no afectaría la universalidad del concepto ya que, existen muchas otras actividades en común. Pero si "trabajar juntos" no fuese un mero aditamento en la afirmación del autor sino que fuera la actividad más decisoria a efectos de delimitar el concepto de household, automáticamente nuestra unidad doméstica quedaría excluída de la definición. Y este es justamente el caso

Yo he elegido para designar las households kekchi sobre la base de las actividades de producción y distribución más que coresidencia. (1984:224)

Wilk nos lleva de esta manera a un extremo de la flexibilización de la denominación household. Renunciamos originalmente a la familia y luego a la residencia para asignarle ahora el protagonismo a las actividades menos obviamente domésticas para nuestra comprensión.

La obviedad de lo que es doméstico, sustentado en nuestra imagen más simple y propia, si hay algo que expulsa de nuestra cabeza es una actividad: la económica, y de ella la productiva. Si hay algo que en nuestra sociedad se opone a económico eso es la unidad doméstica (12 ). Más aún, dado que el consumo sí juega un papel importante , si hay algo que se opone a la unidad doméstica es la producción. Si en nuestra sociedad el proceso productivo fuese lo definitorio de la unidad doméstica nuestro cluster sería el hogar y la fábrica. Lo cual para nosotros sería un contrasentido.

Asignar las funciones económicas como lo definitorio de household resulta dudoso o por lo menos, restrictivo al revés. Con tal definición deberíamos concluir: No existen household en nuestra sociedad. Y esta afirmación también sería un contrasentido .

Ni es sensato incluir la fábrica en el concepto ni resulta sensato afirmar la inexistencia de unidades domésticas en nuestra sociedad. Por tanto, si queremos adscribir a un atributo tan particular parece más razonable apelar a un concepto arbritrario que nada tenga que ver con el nuestro. Caso contrario , de mantener la designación originaria, algún "atributo obvio" , original, retornará , como lo hace lo reprimido. Y tal retorno se dará en el trato empírico del concepto. Hecho que, como veremos en los próximos dos puntos, ocurre.

3.3.2 La casa

Nosotros podemos decidir hacer una definición como la que al comienzo denominamos 4 o incluso un poco más amplia como la 3. Sin embargo, en la medida que usemos términos similares de fenómenos vigentes en nuestra sociedad, quiérase o no, la definición en algún punto será 2. La imagen del concepto propio rodea permanentemente el concepto análogo utilizado en el campo antropológico, por más especificidad que se le quiera dar. Y si dentro de los atributos que hemos discutido hay alguno que es intuitivo, ese es el de doméstico. Una actividad doméstica es una actividad como la hecha en nuestros hogares excepto que querramos fijar la idea de hogar en otro atributo y miremos como en tales hogares se desarrollan otras tareas a las propias domésticas o no se desarrollan otras que son evidentemente domésticas para nosotros.

Como el concepto popular , nuestro término "doméstico" se refiere a aquellas actividades asociadas con la unidad doméstica o el hogar (home) (Bender 1967:498-9)

Y así como tales actividades ingresan empíricamente, subrepticiamente la utilización del término casa también lo hace , pasando a ser un "contenedor" en el que se desarrollan actividades. Es la casa la que irá adquiriendo una entidad asimilable a household

Yo uso el término distribución para intercambio, consumo y uso de bienes y consumibles dentro de la casa. (Wilk 1989:208)

Ya no se habla de distribución en general como el marco de referencia, como la delimitación de la unidad, sino "la casa". Lo que se haga dentro de ella.El concepto que define household es delimitado por el que él mismo definía. O es una tautología o se está haciendo referencia a otro concepto de household.

Sin embargo esta aparición del término casa como marco household de otro concepto que justamente se esperaba sea el marco household, se convalida por la imagen misma que ronda en la cabeza del autor cuando en varias oportunidades confunde dwelling y household.

Alguien que pretende dar un protagonismo descollante al concepto debe mantener la denominación de tal concepto rigurosamente durante sus desarrollos. Sin embargo este no es el caso en Wilk. En el cuadro 1 la denominación de household tiene dos significados. Cuando la construye en la primera parte del cuadro (tabla 9.1 de Wilk 1984) el uso de household es idéntico a dwelling.

CUADRO 2

        
				SANTA	AGUACATE		INDIAN	
				TERASA				CREEK
				-------	---------		-------
households		  
según tabla 9.1	  21		    30		   61

(resultado de dividir HA GOOD MILPA por HA GOOD MILPA P/HOUSEHOLD)

hoseholds
según tabla 9.2.	  19		    18		   36

Uno podría suponer que Wilk a la altura de la tabla 9.1. no había discutido aún el concepto de household y por eso lo usó en el sentido común de dwelling.

Sin embargo esta confusión vuelve a repetirse en Wilk (1989b) cuando trata la "casas como bienes de consumo" , refiriéndose a las casas físicamente y usa profusamente el término household llegando a afirmar :

Santa Teresa con 21 households y Aguacate 31 households,

asimilando , si vemos el cuadro 1 , nuevamente household a dwelling. Más aún , en este caso es una asimilación de household a house(casa), hecho que nos acerca a lo que tenía in mente Wilk cuando anteriormente utilizó esta unidad para delimitar la distribución.

3.3.3 La reciprocidad generalizada

Un tema a tener en cuenta cuál es la necesidad de confundir dos conceptos que parecen más interesantes separados. Este es el caso del concepto de economía y household en la definición más restrictiva de Wilk. Francamente parece poco probable que si uno tomara la definición estrictamente no cayera en hacer una descripción de lo que sin dudas llamaríamos el proceso de producción y distribución y, si el grupo mínimo que lleva a cabo tal proceso fuese una flía nuclear , esta sería la unidad doméstica. Pero si la unidad mínima que lo consigue es la comunidad en su conjunto nuestra unidad doméstica sería la comunidad. Esto nos llevaría sospechosamente a unidades de análisis que excederían nuestra pretensión; y este es justamente el caso en Wilk.

Si la household se definiese como las actividades de producción y distribución , e imaginamos por un instante que este término para nosotros es como "alfa", sin contenido específico, en el caso que nos ocupa la household en Acuagate sería en gran medida la que Wilk llama cluster pero en Santa Teresa debería ser sin lugar a dudas la comunidad en su conjunto (13 ). Sin embargo, para Wilk como para nosotros la household, toda vez que no es "alfa", es un concepto diferenciable de la comunidad en su conjunto. Y es más, aunque parezca paradójico, la diferenciación del concepto de household de la definición de producción y distribución, en los hechos, es el que le permite mantener la diferenciación entre comunidad y household. Llevar a ultranza teóricamente un concepto hasta su designificación ( o pérdida de identidad) suele tener el control empírico de su utilización que lo modifica. El uso household de Wilk es diferente a la definición household de WilK. La consistencia conceptual lo debería haber llevado a decir que en Santa Teresa había una household , pero el sinsentido de tal afirmación lo llevó a decir que había 19 (o 21 como en los casos mencionados en el apartado anterior). Similar al sentido que nos impide decir: Familia + Fábrica = Household.

Si la unidad doméstica se define por alguna restricción no económica , nos moveremos con la tranquilidad de una entidad de existencia clara y distinta en la que nos sentaremos a observar la economía de nuestro gusto. Pero si la unidad doméstica se define por alguna restricción económica, nuestro fenómeno de observación se hallará en la entidad a observar. En este caso la unidad contendrá el análisis y el análisis accionará sobre la unidad. Ya no sabré si me estoy moviendo por la unidad doméstica o por lo económico . No habrá problema mientras coincidan ( en el límite del riesgo tautológico) y habrá que tomar la decisión por uno u otro cuando no coincidan : o me quedo en la unidad doméstica o me quedo en lo económico. En Acaguate coincide pero en Santa Teresa no. La incapacidad de llevar hasta las últimas consecuencias lógicas, permiten detectar los verdaderos límites del concepto en la cabeza del autor.

Nuevamente estamos en el punto de partida: qué es household. Qué es lo que ha hecho que el concepto de household haya sido remitido a dwelling en lo que discutiéramos en el apartado anterior y qué ha hecho que el concepto de household no se haya extendido a comunidad en este ejemplo de Santa Teresa.

En realidad han jugado dos delimitantes diferentes en cada caso : En el primero la household se asimiló a dwelling siguiendo el concepto de residencia y familia nuclear mientras que en el segundo el delimitante fue la reciprocidad generalizada. Es decir, en el primer caso primaron los signos tradicionalmente más fuertes de unidad doméstica , casa y familia, y en el segundo la imagen de indiferenciación al interior de la misma.

La diferencia entre un par de households independientes y un par de dwellings independientes dentro de una household cluster es marcada por la distinción entre reglas explícitas de reciprocidad balanceada entre las primeras y reciprocidad generalizada entre las últimas.(Wilk 1984:226)

Hemos arribado quizás al elemento más fuerte de división, la reciprocidad generalizada. Más presente aún que el de colaboración laboral. De hecho es el único considerado durante todo el trabajo incluso cuando aparece el primer delimitante que asimila household-dwelling- casa (ya que la reciprocidad generalizada en la casa es la más completa y fuerte). Porque si nos remitimos exclusivamente al de unidad laboral no se entiende como queda fuera del concepto de unidad doméstica la comunidad en el caso de las casas independientes. Es justamente el criterio de reciprocidad generalizada el que define el límite de Wilk. Criterio muy cercano a Sahlins.

Es el que delimita la household en grandes tramos del trabajo y que se expresa incluso en la morfología.

El asentamiento físico de las moradas es otra expresión simbólica de la relación entre los habitantes. Las rígidas households cluster tienden a estar agrupadas. Las débiles unidades domésticas racimos están parcialmente más dispersas (Wilk 1984:226).

La distancia entre dwellings da cuenta del grado de reciprocidad generalizada y la presencia de reciprocidad generalizada da cuenta de la delimitación de la household. (Sin embargo esto condena el tratamiento al interior de la unidad a la homogeneidad, si bien no es tema de nuestro trabajo -Ver Hart 1993-).

3.3.4 La definición inespecífica

Nuestro modelo propio no resiste estar fuera del concepto de unidad doméstica. Prueba de ello ha sido la aparición empírica de conceptos más acordes a nuestro entendimiento como casa o reciprocidad o el tratamiento de actividades mucho más creíbles a nuestro entendimeinto

Ya he discutido el rol de la actividad doméstica como un grupo de labor en la agricultura. La household juega importantes roles en otros aspectos de la kekchi, incluyendo crianza y socialización de los chicos, mantenimiento de las casas, redistribución de bienes y comida entre los miembros y transmisión de derecho y propiedad entre generaciones a través del establecimiento del matrimonio y herencia. (Wilk 1989:205)

Esta serie de actividades asociadas a esa unidad residencial tan particular, ha generado otra alternativa de solución a la definición de unidad doméstica dentro del mismo Wilk : La de una definición lo suficientemente amplia como para que abarque todos los casos , sin restringirlo a un atributo en particular. Explícitamente , al momento de definir, Wilk se debatirá entre aquella definición restrictiva y esta inespecífica.

Como grupos de actividad las households son unidades analíticas flexibles y versátiles pero definir los límites de la Household se vuelve más dificultoso. Vivir bajo un mismo techo ya no es una característica suficiente de definición, la coresidencia es solo una de las muchas actividades posibles que toma lugar dentro de la Household. En su lugar la Household debe ser definida como el grupo social mínimo con el máximo número de actividades interceptadas y superpuestas. (Wilk 1989:204)

En primer lugar, conceptualmente se va generalizando a tal punto la definición que trae más problemas operativos que los que trata de solucionar. Una generalización tal que trae problemas más complicados que los que se estaba en vías de acotar: grupo social mínimo y número de actividades, sin más, son dos conceptos de una laxitud tal que en lugar de solucionar el problema lo pone en fojas cero. Es negativo marcar que la diferencia es la inexistencia como resultado de la rigidez de la definición. Pero es también negativo flexibilizar tanto que se pierda toda referencia. Este es el límite de la comprensión.

En antropología la versatilidad de la definición es en general fatal. El fenómeno depende excesivamente de la definición y una definición ecléctica me da un fenómeno ecléctico. La hibridez de la definición produce un fenómeno híbrido. Además una pregunta sobre esta definición válida es si no es la morada la que mejor se ajusta. Es más, esta definición como la del párrafo anterior no coincide con la producción y la distribución.

3.3.5 Las definiciones de household

Si bien comparar o no con otra sociedad es del orden volitivo (14 ), la comparación con nuestra sociedad es metodológicamente inevitable. Esta comparación no es el producto de una decisión sino de una obligación. Y la forma, no es caprichosa, sino determinada dentro de una acotada paleta (variedad) y una determinada lógica.

Nos han quedado planteados cuatro diferentes conceptos de household usados por Wilk a través de sus trabajos :

grupo social mínimo con el máximo número de actividades interceptadas y superpuestas.

las actividades de producción y distribución

la reciprocidad generalizada

la morada (dwelling)

Los dos primeros a nivel teórico y los dos segundos a nivel empírico.

Ambas aseveraciones teóricas han resultado imprácticas ya sea por excesivamente amplias o por confusión de dos conceptos no siempre compatibles. En el primer caso , si bien cubre la universalidad del concepto, pierde precisión y resulta difícil saber por qué elegir cluster y no dwellings. El segundo caso, la identificación del proceso económico con household, ya ha sido cuestionado.

Pero el movimiento empírico del autor ha rectificado la imprecisión de las definiciones teóricas. Claro que a un alto costo : tomando parámetros diferentes y no sólo uno sino dos diferentes según el caso.

Entiendo que si Wilk se hubiese inclinado por un concepto más cercano a residencia(15 ), justamente por su caso de estudio, hubiese podido mantener coherentemente un solo concepto durante toda su argumentación y quizás haber enfatizado algunas correlaciones que aparecen algo desdibujadas en su argumento .

Nuestro obstáculo pudo ser una buena ayuda. Recordar por qué lo económico y lo familiar están separados en nuestro modelo propio hubiese obligado a mantener algunos límites a la posibilidad de definir unidad doméstica. Asimismo , la asimilación de unidad doméstica y económico obliga a dar a la unidad doméstica otros límites con relación a lo no doméstico, si es que en tal caso queda algo no doméstico. (16 )

3.4 Ha habido alguna ventaja en el uso de una definición de household tan particular ?

Wilk se pregunta : No ha sido una ventaja la diferenciación independiente vs cluster para detectar la situación que detecta ?

Nosotros plantearíamos la pregunta de diferente manera: ¿Ha sido una ventaja identificar los clusters? Y responderíamos sin lugar a dudas: sí. Pero acto seguido preguntaríamos, ¿Ha sido ventajoso erradicar el concepto de household del de dwelling ? y respondemos no.

Primero porque es un concepto que pierde claridad y lleva a renunciamiento como los ya expresados (uso de diferentes maneras según el caso) y en segundo lugar porque secundariza aspectos decisivos en la lógica de la comunidad estudiada. La primera de las razones afecta a la precisión y por tanto en definitiva deteriora el entendimiento. El concepto se torna demasiado maleable. La segunda de las razones afecta a la comprensión de las restricciones más fuertes de la lógica de la comunidad estudiada. Abordemos ahora esta segunda instancia (17 )

La problemática de definir la unidad doméstica ha sido tradicionalmente más fuerte cuando alguno de los atributos tradicionales estaban violentados o ausentes. Sin embargo en el caso presentado por Wilk , ni los aspectos residenciales ni los familiares ni las actividades domésticas más obvias, como el consumo y la crianza, están ausentes en las dwellings. Es más, la familia nuclear es componente definitivo de tales moradas (18 )

Las unidades domésticas independientes están comunmente compuestas de una familia nuclear (esposos y sus hijos). (Wilk 1984:227)

Es decir, un caso, como pocos, de coincidencia con la definición más restrictiva de familia , la de Murdock.

Tener un fenómeno que cubre prácticamente todos los atributos posibles de unidad doméstica según la historia de la definición del concepto y , sin embargo, recurrir a la forzada definición por medio de las actividades menos identificables con tal concepto como lo son las de producción y distribución, parece un esfuerzo estéril que obliga a traducir permanentemente el concepto para no interpretarlo mal y superpone dos conceptos que separados son más interesantes.

Parece que la preocupación por la redefinición de household en este caso es más una obligación de las modas teóricas de los antropólogos que de la obligación del caso empírico y, el extremo elegido, la producción, una preocupación por los aspectos económicos. Sin embargo, preocuparse por los aspectos económicos no debería significar la economización del concepto de household. Uno puede enfatizar un enfoque económico sin que por ello los demás conceptos deban perder su identidad propia. Más aún cuando tal confusión economicista no es neutra sino que tiende a hacer jugar un rol excesivo a lo económico (en este caso : ventaja comparativa) en detrimento del rol jugado por el ciclo vital y las pautas parentales.

Al efecto probemos definir household coincidentemente con Dwelling , sin pretender llevar este término, en el caso de los Kekchi, a otras exigencias o a otras flexibilizaciones. Dwelling y Household serán tratados como sinónimos. Esto tiene la cualidad de

a) que su capacidad comparativa sea universal y

b) que su poder explicativo , como veremos, se mantenga no solo intacto sino que permita liberar más la explicación definitiva y jerarquizar las mediaciones.

Lo primero que surge según el censo (y esto nos lo dice molesto Wilk) es la uniformidad de las dwelling. Sin embargo no merecería tal enojo el caso que nos ocupa : Morfológicamente , en nuestros términos, todas las household se muestran semejantes y, notablemente, son semejantes . Una familia que pasa por las tres etapas Forteseanas de expansión, dispersión y reemplazo. Una pareja se desposa y una vez tenido el primer hijo va vivir a su propia morada y allí desarrolla su período de expansión hasta que los hijos se desposan y tienen el primer hijo y se dispersan, abandonan la morada, y así sucesivamente. Ciclo que la pauta nativa de coresidencia expresa

"La más clara regla Kekchi de formación de households demanda que tres generaciones no coresidirán en la misma casa" (Wilk 1984: 240)

y de hecho tal cosa ocurre,

"no es común households (19 ) de tres generaciones"(20 ) (Wilk 1984:227)

Sentida y vivida , esta es la pauta que muestra el ritmo del ciclo de la household. La household , vista en este marco, varía en su tamaño según el momento del ciclo en que se encuentre.

Si tomáramos como punto de partida esta unidad , no criticaríamos la postura de Goody como lo hace Wilk

Los antropólogos han visto tradicionalmente a los grupos domésticos como el producto de sistemas parentales. Si las unidades domésticas en una comunidad no son las mismas las variaciones son atribuídas al hecho de estar en diferentes estadios del ciclo de desarrollo (Goody-1958) ...Ellos nos decían poco sobre la significación económico-social de los grupos domésticos y sus respuestas a cambios económicos.(Wilk 1989: 204)

De hecho, nuestras households (idénticas a dwelling) , si tienen diferencias entre sí, estas se deben fundamentalmente al ciclo de desarrollo. Gracias a considerar de esta manera la unidad doméstica uno puede visualizar este ritmo morfológico y preveer los desprendimientos.

Es cierto que aún no hemos dicho nada sobre la significación económica pero sí hemos dicho algo sobre la pauta seguida por nuestra household que unívocamente responde al criterio: no más de dos generaciones por household. Es este criterio el que caracteriza la migración de la morada paterna , es este el criterio que inaugura una nueva morada. Esta sencilla pauta no merece mucha extensión de nuestra parte porque coincide notablemente con la "apical"(ver Robertson) visión de nuestra sociedad.

Esta pauta ,está presente en las tres comunidades consideradas , y representa uno de los atributos sociales compartido por las tres: Justamente , lo interesante de ser compartido por las tres es que es una pauta que muestra su fuerza para condicionar las alternativas ante cambios económicos. Estos cambios deben respetar esta condición y eso produce efectos particulares.

Entremos ahora en lo económico (21 ).Otro hecho presente en las tres comunidades es que las households en ningún caso son autosuficientes para abastecerse de los bienes necesarios para su sustento. Este hecho obliga a las households a mantener contactos con el exterior. Sin embargo los grados de autosuficiencia son diferentes y ello obliga a dos contactos diferentes :

con la comunidad

con otras households

En el primer caso la completud del sustento se logra con el trabajo comunitario, en el segundo con el trabajo entre households .

La predominancia de cada una de estas colaboraciones está en función de la abundancia o escasez de tierra. De abundar la tierra los grupos tenderán a la primera mientras que si escasea la tierra tenderán a la otra.

Ahora bien, las relaciones con otras households son de dos tipos : las filiales (de padres e hijos) y las horizontales (de parentesco horizontal o sin parentesco). Quedando ahora tres tipos de contactos :

con la comunidad

con otras households (filiales)

con otras households (horizontales)

Un elemento que tiene el mismo sentido que abundancia-escasez es la cercanía a la ruta. La lejanía-cercanía de la ruta coincide con el orden de la primera a la tercera forma de colaboración.

A la escasez de tierra y la ruptura de lazos comunitarios van unidos también un incremento de lazos con el mercado, tres correlaciones con los cambios en las tres formas de colaboración.

Manteniendo la lógica seguida por Wilk, la escasez de tierra obliga al trabajo colaborativo en mayor medida y la primer solución, de ser posible , es la cercanía con la household originaria (filial). Sin embargo, de no haber tal posibilidad filial y esto parece tener que ver con lo nuevo del asentamiento, en Indian Cheek (habría que saber si aquí las nuevas household son de migrantes de otras comunidades) la colaboración no se establece entre relaciones filiales sino más bien contractuales.

Si ahora hacemos jugar la ventaja comparativa de producir aisladamente en tierras abundantes con colaboración comunitaria periódica y , la ventaja comparativa en tierra escaza de buscar colaboración más permanente con otras household podemos completar el esquema:

Con tierras abundantes la colaboración estrecha inter household es innecesaria

Con tierras escasas la colaboración estrecha inter household es muy necesario y conveniente

Pero tal colaboración estrecha se logra exitosamente cuando existe el refuerzo de la relación filial y se debilita cuando es más volitiva.

LLegado a este punto existen cuatro aspectos que juegan un papel descollante:

El recurso tierra

El ciclo de desarrollo doméstico

La ventaja comparativa

La relación parental

El recurso de tierra es una relación demográfica Población-Tierra que muestra mayor o menor densidad.

El ciclo de desarrollo doméstico obliga a que cada generación a partir de aproximadamente 15 años inicie una nueva unidad.

La estrategia de cada unidad sería buscar la mayor independencia política con el logro de sustento económico. La escasez de tierra restringe la capacidad de sustento económico y obliga a ceder independencia política.

La forma más fuerte de reacción ante la escasez de tierra es la cooperación filial. De no existir tal alternativa, la cooperación se torna contractual.

El casamiento de un hijo marca la apertura de otra household. La escasez de tierra marca el agrupamiento de households. Pero la estrechez de estos agrupamientos está en función de la relación de parentesco.

Es el ciclo de desarrollo doméstico el que determina dos moradas. Lo que el ciclo no determina es si morada independiente o morada agrupada , pero es el parentesco el que determina la forma de la independiente o la agrupada cluster. El parentesco da las opciones posibles (el ciclo familiar). Por eso no podemos coincidir con la afirmación siguiente de Wilk, producto de su definición de household

Una alternativa metodológica es ver las households como grupos adaptativos en los que un gran número de diferentes actividades económicas, reproductivas y sociales son desempeñadas. Lo que la household. hace es lógicamente prioritario a lo que luce y mientras las relaciones de parentesco pueden proveer un marco para la composición de los grupos domésticos, el parentesco no determina la residencia. (1984:204)

De hecho el ciclo la determina , exige que sean dos las moradas. Asimismo es interesante rescatar que la estrategia decisional de cercanía o lejanía es más una decisión por morada que por agrupamiento.

La economía (como decisión por eficiencia) me determina que dos moradas trabajen conjuntamente y , consecuentemente, estén cercanas, pero es la norma parental la que determina que las dos moradas sean dos y no una, y qué grado de cercanía entre sí en caso de colaboración (las filiales están más cerca que las horizontales)

Uno podría plantear la siguiente hipótesis (22 ) : Las relaciones de colaboración estrecha resultan ser ventajosas cuando la escasez de la tierra aumenta. Sin embargo sólo logra mantenerse en una proporción razonablemente alta cuando los lazos de filiación siguen presentes y se debilita a medida que estos lazos desaparecen. Esta afirmación, que condiciona la colaboración estrecha a los lazos de filiación, refleja la fortaleza de tal colaboración entre dwelling de Acuagate y la mucho más débil de Indio Creek.

La escasez de tierra parece haber dado como resultado dos estrategias : la búsqueda de extender lazos de colaboración más allá de la household y relaciones comerciales con el mercado. La primera alternativa parece estar en relación inversa con la segunda.

Finalmente , parece tener un papel preponderante además de lo económico la decisión política de autonomía en la elección de ciertos tipos de alternativas. Y es justamente el alejamiento de la relación parental filial la que se tiene en cuenta en tal caso.

Una presión hacia la predominancia de la segunda alternativa parece ser la búsqueda de independencia de decisión por parte de las nuevas unidades domésticas. Es importante resaltar que esta decisión está predominatemente asentada en las moradas y son las que generan segmentaciones.

Los cambios en las unidades domésticas no pueden ser descriptos, mucho menos explicado, sólo a través del uso de tipologías estáticas. Las acciones que definen la unidad doméstica son tan cambiantes como la unidad misma y cualquier clasificación que falle al tomar esto en cuenta confunde el más visible objeto de estudio (grupo doméstico) con el más importante tema de estudio (la dinámica y capacidades adaptativas del grupo). Nosotros debemos mirar lo que las unidades domésticas hacen tanto en la esfera ideológica como en la material. Esto nos obliga a ver las unidades domésticas como cuerpos tomando decisiones y como medios de supervivencia adaptables. (Wilk 1984:239)

Vale la pena justamente resaltar que el centro decisional más fuerte justamente está en la morada y no en el cluster en su conjunto. Justamente , una vez que se constituye una nueva morada la propensión decisional va por la vía de la independización y son factores económicos restrictivos los que obligan a quedar atados hasta tanto el poder de decisión de la morada decida lo contrario. Es sobre esta unidad que se debe analizar la decisión. Dos moradas implican dos cabezas y esto diferencia dos moradas de una en su interior en que siempre hay una sola cabeza.

3.5 Conclusión

Decíamos al comienzo de la discusión del caso Wilk, que la calidad de sus conclusiones no se debían a la capacidad del concepto sino a que en definitiva realizaba la elección de unidades que tienen otros atributos además del de producción y consumo y fundamentalmente gracias a que tienen esos otros atributos: residencia y familia.

De hecho, el breve recorrido de afirmaciones del apartado anterior, llevado a cabo en base a la identificación morada-household, no limita ni contradice en lo más mínimo las conclusiones a que arriba Wilk. Sin embargo creemos que se adecua mucho mejor al criterio de "unidad decisional, releva la importancia del "ciclo de desarrollo de la unidad doméstica" y su influencia sobre la morfología, y plantea mejor la "reciprocidad generalizada" más como un problema a investigar que un límite del cual partir.

La unidad decisional siempre de hecho se consideró a la luz de la morada (ver las posturas emic de Wilk 1989 y la decisión sobre fondos de Wilk 1990). La morfología dwelling fue considerada aún en los casos que se prentendió refutarla (ver la crítica de Wilk (1989) a los análisis C/W de Chayanov y Sahlins). Finalmente , la reciprocidad generalizada parece ser un término demasiado impreciso cuando consideramos los grados de la misma. Al punto que , la reciprocidad al interior de una morada, regida por estrictas reglas nucleares, parece poco probable que tenga una lógica asimilable a la reciprocidad al exterior de la morada, especialmente cuando esta poco tiene que ver con la filiación y más con un acuerdo . Ambos lazos no pueden ponerse bajo el mismo concepto a riesgo de confundir alguno de ellos. Es más, la idea misma de reciprocidad generalizada es a veces puesta en cuestión al interior de las dwelling ( ver Wilk 1990 y Hart 1992) y ni que hablar en la relación inter dwellings.

Es por eso que sostengo que la elección de Wilk en términos del mejor concepto de household no ha sido la más atinada. Y este desacierto ha tenido consecuencias nefastas para la rigurosidad conceptual al referirse en distintos momentos a diferentes fenómenos con household. Pero , asimismo, tal confusión no ha beneficiado en lo más mínimo el análisis ya que se hubiesen obtenido los mismos resultados con una definción mucho más coherente con el requisito de universalidad y con las características del caso como es la de dwelling. Y es más, entendemos que algunos resultados se obtuvieron gracias a esta adopción en algunos pasajes empíricos y hubiese logrado más aún si la hubiese adoptado en más oportunidades. No porque la dwelling, como unidad de análisis, fuese más real sino porque, como el buen mapa, resulta más comprensiva.

BIBLIOGRAFIA

BECKER, Gary 1987 Tratado sobre la familia. Alianza Editorial. Madrid

BENDER, Donald R. 1967 A Refinement of the Concept of Household Families. Co-residence, and Domestic Functions. en American Anthropologist. p.493 Universidad of Minnesota. USA.

BOHANNAN, Paul 1963 Social Anthropology. Edit. by Holt, Rinehart and Winston Inc. - USA

BONFIELD, E.H. 1978 Perception of Marital Roles in Decision Processes: Repolication and Extension. en Keith Hunt, ed., Advances in Consumer Research (Ann Arbor, Mich.: Association for Consumer Research)

CHAYANOV, A.V. 1985 La Organización de la Unidad Económica Campesina. Edic. Nueva Visión. Bs. As.

FORTES, Meyer 1958 Introduction. en The Developmental Cycle in Domestic Groups. Ed. by Jack Goody p.I, Cambridge University PressGreat Britain

GONZALEZ 1994 Teorías del Parentesco. ECHEVARRIA, A. Nuevas Aproximaciones. Eudema - Madrid, España.

GOODY, Jack 1958 The Fission of Domestic Groups among the LoDagaba. en The Developmental Cycle in Domestic Groups. p.15, Cambridge University Press, Great Britain

HARRIS, Olivia 1986 La Unidad Doméstica como una Unidad Natural. en Nueva Antropología, Vol.VIII, Nº30,p.199, México.

HART, Gillian 1992 Imagined Unities: Constructions of "The Household" in Economic Theory. en Understanding Economic Process by Sutti Ortiz and Susan Lees, p.111. Society for Economic Anthropology. London, England

MACLACHLAN, 1987 Household Economies and Their Morgan D. Transformations. Society for Economic Anthropology.England

MEILLASSOUX, 1977 Mujeres, Graneros y Capitales Claude Siglo XXI - México

MURDOCK, George 1949 The Nuclear Family. Peter en Social Structure. The Macmillan Company. New York.

QUIROS, 1993 La Antropología,una E.Guillermo disciplina en campo impropio. Perspectivas desde la Antropología Económica. en Alteridades Nº6. Universidad Autónoma Metropolitana. México.

ROBBINS, Lionel 1944 Ensayo sobre la Naturaleza y Significación de la Ciencia Económica. Fondo de Cultura Económica. México

ROBERTSON, A.F. 1991 Beyond the Family. The Social Organization of Human Reproduction. University of California Press. USA

SAHLINS, Marshall 1974 Economía de la Edad de Piedra Akal Editor. Madrid - España

SPIRO, Melford E. 1959 ¿Es Universal la Familia? en Polémica sobre el Origen y la Universalidad de la Familia. Edit. Anagrama. Barcelona,España.

VERDON, Michel 1980 Shaking off the Domestic Yoke, or the Sociological Significance of Residence. University of Cambridge - ENGLAND

WILK, Richard R. 1984 Households in Process: Agricultural Change and Domestic Transformation among the Kekchi Maya of Belize. en Households: Comparative and Historichal Studies of Domestic Group. p.217. Ed.Nelting, Wilk and Arnould. Berkeley - California - USA.

WILK, Richard R. 1989 Household Ecology. Economic Chance and Domestic Life among the Kekchi Maya in Belize. p.180. The University of Arizona Press. USA

WILK, Richard R. 1989b Houses as Consumer Goods: Social Processes and Allocation Decisions en The Social Economy of Consumption by Rutz Henry and Orlove Benjamin. p.297. Society for Economic Anthropology. London

WILK, Richard R. 1990 Household Ecology: Decision Making and Resource Flows. en The Ecosystem Approach in Anthropology. Ann Anbor. Ed. by Emilio Moran, Cap.12, Univ.of Michigan Press, USA.

NOTAS

1 . No olvidamos el interés de los economistas por la definición de economía pero tampoco olvidamos que su interés es posterior a largos desarrollos sobre el cómo. Es un problema ex-post a diferencia de lo que ocurre en la antropología que es ex-ante. (Robbins 1980:21).

2 . A modo de ejemplo : Hart (1992) de la antropología, Becker (1987) de la economía, o los marketinistas como Bonfield (1978).

3 . A modo también de ejemplo : Foster, Bohanan, Bender o Wilk.

4 .Los economistas comenzaron a tener alguna preocupación más específica sobre la familia a partir de la década del 50, fundamentalmente preocupados por la complejidad de la decisión en el seno del hogar. La simpleza del tratamiento neoclásico, dio lugar a la consideración de una lógica de decisión más compleja sin abandonar los presupuestos generales marginalistas. Preocupación que coincide con la de los marketinistas que en las últimas dos décadas han incursionado en el interior de la familia occidental a efectos de detectar los sujetos específicos de decisión (de compra, de consumo, de gasto etc.).

Paralelamente los antropólogos también alrededor de los 50 comienzan a dar un tratamiento específico al concepto de familia del que se desprenderá como un gajo el de unidad doméstica. Esta preocupación por el "qué es", es diferente a la de los economistas. Es por ello que recién, frente a una preocupación común del "cómo es", en los últimos años, convergen ambas preocupaciones.

La diferencia entre las apelaciones diferentes, según la pregunta sea "qué es" o "cómo es", se refleja en los textos de Wilk: En el texto de 1984 la preocupación es "qué es" la unidad doméstica, y se cita a antropólogos, mientras que en el texto de 1990 la pregunta es "cómo es" y se apela por ejemplo a marketinistas. Un texto que también pregunta "cómo es" es el de Hart (1992) y ocurre lo mismo atrayendo además a los economistas.

5 . Me refiero a la ya clásica discusión de la antropología económica de los 60.

6 . Es interesante el hecho de que a partir de la definición de Murdeock, sobre la que se provocará la escisión de dos aspectos, familia y unidad doméstica, también se desarrollará el proceso de ampliación de la definición en la línea de la familia. Un buen ejemplo de esta situación en el campo de la familia es el vivido por el propio Spiro (1959) en dos momentos de su análisis.

7 . concepto al que no deja de estar atado el concepto de homeastead de Fortes. Ver la asimilación del mismo a la idea de Dwelling, en la nota 13 de Goody en que asimila ambos términos y ver que los ejemplos de Fortes no dejan de funcionar en una unidad coresidencial.

8 . Una vez abierto el esquema en familia y grupo doméstico, la antropología económica vuelve a tener lo parental como algo externo. Los especialistas en familia siguen la línea de la procreación (Robertson, Gonzalez) y los antropólogos económicos la línea de la unidad doméstica (Fortes, Goody, Bohanan, Hammel, Wilk, Netting)

Es interesante detectar que los que siguieron la investigación de familia remitieron para la diferenciación con unidad doméstica el concepto de residencia, quedándose en su temática con el tema de la función de procreación : "household no es lo mismo que familia: la gente que se considera a sí misma miembro de una familia están distribuídos frecuentemente a través de muchas household, y ...una household podría contener varias familias. Más aún, las households en otras partes del mundo pueden no comprender muchas otras actividades las que nosotros normalmente asociaríamos con "la vida familiar" (Robertson 1991:8)."Los análisis de la household tienden a focalizarse en la residencia y las actividades económicas de producción y consumo, más que en la menos visible organización de la reproducción-actividad que permanece inequívocamente en el corazón de la vida familiar"(Robertson 1991:9). Distinguir entre grupo doméstico (entendido como grupo residencial), con funciones reproductivas básicas-mantenimiento de sus miembros y cuidado de los dependientes-y núcleo procreativo, conjunto de personas entre las que se establecen las relaciones básicas de parentesco. (González 1994:94).

9 . Esto puede ser de interés para dar cuenta de afirmaciones como las que enuncian : la particularidad de la unidad doméstica en el capitalismo avanzado ha sido comunmente despojada de sus funciones productivas (Como es el caso de Meillassoux. Ver Harris 1986), pero es esta misma afirmación la que nos obliga a asentar la identidad de la unidad doméstica en otro atributo porque si no, no podríamos decir "unidad domésticas sin funciones productivas". Esta afirmación sostiene una idea de unidad doméstica, para ser identificada, en otro lugar que el de la producción.

10 . Vamos a mantener el término en inglés dada la importancia que tendrá para la interpretación en el caso que nos ocupa.

11 . Limitación que podría valer para coresidencia si el dormir se toma como signo, pero que se salva si se toma como signo de coresidencia la olla común. (Ver alternativas censales Chayanov 1985:48).

12 . Aun cuando el término económico epistemológicamente contenga el de doméstico (oikos).

13 . La lógica del concepto producción, que debería llevar a considerar la comunidad de Santa Teresa como una unidad doméstica, es seguido por Bander cuando en situación análoga (en este caso cuando la división sexual del trabajo se hace a nivel comunidad) nos dice: "En este nivel, la villa en su conjunto forma la unidad doméstica..."(Bender 1967 pág. 495).

14 . Comparar el caso estudiado con otras sociedades es una elección. Así Wilk pretende comparar la correlación entre intensividad de agricultura y tamaño de la unidad doméstica entre dos comunidades : los Kofyar y los Kekchi (Wilk 1984). Para hacer esta comparación necesita estar seguro que los dos conceptos unidades domésticas son iguales. Es decir que, cuando diga unidad doméstica valga tanto para Kofyar como para Kekchi. No obstante y con este recaudo, el que los comparemos o no es una decisión.

15 . Más aún cuando no le trae conflicto con familia nuclear.

16 .De hecho es este tipo de separación el que tiene en cuenta Fortes al hablar de dominio doméstico y dominio político. Es también el que lleva a Sahlins a considerar la reciprocidad generalizada al interior de la unidad doméstica y la equilibrada (más económica como él mismo nos dirá) al exterior de la misma.

17 . Téngase en cuenta que nos debemos mover con un trabajo de campo de tercero y con la información que se infiere de sus escritos.

18 . A la cita que sigue se le puede agregar la fórmula utilizada por Wilk (1990) cuando propone un tratamiento de decisión sobre los fondos al interior de la household en su trabajo "Household Ecology" en que los personajes son: Esposo, esposa e hijos.

19 . Nuevamente el concepto de household es utilizado como dwelling por el mismo Wilk.

20 . Excepto la vida de un hijo desposado hasta que su hijo cumpla 1 año. Pero lo común es que la coresidencia finalice cuando el primer niño ha nacido.

Otro caso excepcional es la recepción de recientes inmigrantes.

21 . Obviamente para un antropólogo económico no le puede ser ajeno la definición de económico elegida por el autor. Lo económico para Wilk tiene dos parámetros : El proceso de producción y distribución de alimentos y una pauta decisional, la ventaja comparativa.

22 . Digo hipótesis porque los elementos Wilk son insuficientes por la falta de datos con relación al circuito migratorio entre las tres comunidades o entre tipos semejantes.

 

 

PIE DE PAGINA
Noticias de Antropologia y Arqueologia es un emprendimiento del Equipo NAyA. Ultima modificación de esta página 9/6/15
http://www.equiponaya.com.ar

© Equipo NAyA / 1996-2015 - ISSN : 0329-0735