NAYA - Noticias de Antropologia y Arqueologia EQUIPONAYA.COM.AR
Noticias de Antropología y Arqueología


Desde 1996 el Portal de Antropologia en español
 

Lista de novedades


INSCRIPCION
Ponencias
Debates

TEMATICAS
Identidad
Religión
Patrimonio y museos
Derechos humanos
Salud
Educación
Gestión Sociocultural
Politicas socioeconomicas
Indice de Autores

SIMPOSIOS
Arte Rupestre
Comunicación Social
Geoarqueología

AUSPICIOS
Anunciantes

ARCHIVO
Congreso 1998
Congreso 2000

 

NUEVO BIBLIOTECA EVENTOS UNIVERSIDAD MAPA Equipo NAyA CONTACTENOS
  INICIO > CONGRESO VIRTUAL 2002 > Compartir en: recomendar

ES PATRIMONIO CULTURAL.....

Claudio Hernandez
Estudiante - E.N.A.H. México

Nosotros heredamos riqueza cultural tangible e intangible que no ha sido valorada adecuadamente, que debe orgulleser a la memoria colectiva en todo el país, para poder confrontar el sentimiento de identidad en una época de inestabilidad social, en donde esta riqueza no es renovable.

La responsabilidad de preservar esta frágil riqueza, se ha visto reflejada principalmente en las investigaciones realizadas para preservar los monumentos y sitios históricos. Paralelamente se intensifico un sentido de compromiso para la construcción de museos, así como para la protección y enriquecimiento de colecciones. De esta forma, son los bienes materiales, los principales aportadores de la idea de preservación del patrimonio cultural tangible, mientras que el patrimonio cultural intangible no ha contado con la misma suerte.

Si todos los elementos del patrimonio cultural son frágiles, sus expresiones inmateriales aun lo son mas, ya que en este mundo industrializado, una gran parte de esos elementos culturales intangibles han desaparecido, como sucedió también con aquellas formas que produjeron monumentos, sitios y objetos de arte. El hecho de que algunas de estas riquezas hayan sobrevivido entre nosotros, no significa que los bienes del patrimonio constituyan una evidencia de un pasado que se valora y protege por su valor intrínseco. Se trata de elementos que se entretejen de hecho en practicas vivas de la sociedad.

La comprensión del patrimonio cultural obedece a una visión única, dominada por criterios estéticos e históricos implantados por una elite, la cual concede su apoyo a elementos culturales tangibles. Y es por eso, que pienso que ha llegado el momento de que se imponga una concepción antropológica más comprometida con el rescate y la preservación, porque tan importante es la cultura tangible, como la intangible, ya que también forma parte de nuestro patrimonio cultural.


Si aceptamos una concepción antropológica más comprometida con el rescate y la preservación, la noción de diversidad cultural pasa a ser importante en las cuestiones sobre el patrimonio, lo que nos lleva admitir que en este terreno existe la viabilidad para la creación de museos, que pueden llegar a contribuir en el desarrollo cultural nacional. Sin embargo, la sociedad debe considerar la prioridad de los elementos patrimoniales y definir los usos que de ella de sea hacer, no con una mentalidad de nostalgia, sino con una mentalidad de conciencia.


Si bien parece que el gobierno a través de investigaciones invierte cada vez mas en el futuro del patrimonio cultural, la distancia ente la teoría y la practica es todavía enorme, sobre todo en lo que respecta a cuanto y como debe preservarse realmente. La noción de patrimonio abarca nuevas categorías de objetos, tales como la grabación de imágenes cinematográficas y fotográficas antiguas. En general, parece haber demasiadas cosas que necesitan ser conservadas y carecemos de esos conocimientos.


Detrás del compromiso que tiene el gobierno en favor de la preservación del patrimonio cultural, existe la privatización y venta de este patrimonio, ya que la economía actual no puede permitir una inversión en la conservación cultural, sin tener una retribución para el bienestar de la elite nacional. Por consiguiente, será necesario crear nuevas formas de protección en beneficio del patrimonio cultural nacional.

En nuestro país, carecemos de los conocimientos necesarios para poder elaborar una política global de conservación del patrimonio cultural. Las prescripciones se basan en condiciones existentes de otros países, que es donde se escriben y publican casi todos los manuales sobre el tema, lo cual nos limita un conocimiento de cómo se debe identificar e interpretar el patrimonio cultural, ya que los elementos culturales de una sociedad son completamente diferentes a otra. Por lo que tenemos un compromiso muy grande para poder determinar que elementos pertenecen al patrimonio.

Por ejemplo, el hecho mismo de definir un edificio como algo que tiene un valor histórico o cultural significa situarlo a cierta distancia de la vida cotidiana. Ahora bien, la vida cotidiana incluye pesados revestimientos de cultura precolonial o colonial, supresión de valores culturales locales y patrones que se están transformando rápidamente en un escenario provisto por el patrimonio, aunque estén culturales y topográficamente, muy distantes de la elite. Esta distancia conduce inevitablemente a la decadencia del contexto físico y social en el que están situados dichos elementos.

Por lo tanto, es necesario revaluar lo que actualmente se define como "patrimonio" en los diferentes países y redefinirlo en términos de su uso, protección y mantenimiento. Pero incluso aquí, como no se dispone de un marco conceptual único que se adapte a todas las situaciones locales, tampoco existe un método científico que se inspire en la experiencia actual, en el nuevo conocimiento con objeto de conservar y restaurar diferentes patrimonios geoculturales. El resultado ha sido un trabajo fragmentado que no permite decodificar correctamente los vestigios, identificar adecuadamente la familia a la que pertenece su estilo arquitectónico y manejar con delicadeza su contexto. Todos estos elementos son esenciales, si se quiere reestablecer un vinculo significativo entre preservación del patrimonio y vida contemporánea. Ello implica que los conservadores recurran frecuentemente a especialistas de otras profesiones como los arquitectos o ingenieros.

Asimismo, seria necesario, que una serie de intermediarios idóneos entre el estado y la sociedad aporten su competencia para identificar e interpretar el patrimonio.

Entre estos intermediarios estarían por ejemplo, las universidades e institutos de investigación capaces de ofrecer conocimientos científicos, para la comprensión del significado del patrimonio, además, es importante recurrir a las autoridades religiosas, pues ocurre frecuentemente que los monumentos históricos forman parte de lugares de culto y no es posible lograr el apoyo de la población sin tener conciencia de su dimensión religiosa, sin una adecuada comprensión de los valores y aspiraciones que impulsan el trabajo de los creadores, se saca al objeto de su contexto y nuestra comprensión del mismo es inevitablemente incompleta. Lo tangible solo se puede interpretar mediante lo intangible. Esto ha sido reconocido desde hace tiempo por algunos antropólogos. En el discurso y la practica la noción de patrimonio sea limitado durante mucho tiempo a lo que es tangible e intangible, descuidando el rescate del patrimonio cultural.

Por otra parte, se asiste a una forma de ilusionismo político mas o menos encubierto, mediante el cual las complejidades culturales son transformadas en mensajes simplificados acerca de la identidad cultural, que tiende a concentrarse exclusivamente sobre objetos sumamente simbólicos a expensas de formas populares de expresión cultural o de verdad histórica. Las más visibles de la memoria colectiva son así monopolizadas por el hecho de atribuirles a ciertos museos y monumentos funciones políticas y educativas especificas. Los
Estilos de vida evocados de manera retórica pueden tener poca relación con los documentos históricos registrados etnográficamente y reconstruidos arqueológicamente, aunque su poder simbólico y su fuerza política sean innegables. Como puede observar un investigador, estos símbolos políticos condenan y simplifican radicalmente la realidad y están, en cierta medida, desprovistos de todo contenido: así es como y porque funcionan. Tal vez lo único que vale la pena saber es si dichas ideologías políticas se utilizan para causas justas, si son instrumentos de liberación o de opresión.

El interés creciente por el patrimonio intangible pone de relieve cuestiones de sentido y de orden ético. La manera en que los antropólogos pueden contribuir a que las poblaciones
Que han estudiado se beneficien delos datos que provienen de su trabajo, ha sido una cuestión muy debatida. Este tipo de preocupaciones se desplaza ahora hacia categorías menos especializadas, ya que los interesados en cuestiones étnicas, en general contribuyen a aumentar cada vez mas una demanda artificial de teatralizacion y de representación ritual de las tradiciones culturales. Estas se celebran frecuentemente fuera de contexto en la forma de vestidos, música, danza y artesanías, en el momento mismo en que las mismas tradiciones están agonizando como fuerzas de integración y regulación social. También se plantea la cuestión de los derechos de propiedad, de la remuneración equitativa de los creadores de expresiones culturales populares que, como sabemos, se comercializan en todo el país, casi sin ningún respeto por los intereses de las comunidades en que tuvieron su origen. Para remediar esta situación se deben implementar normas que reconozcan los derechos de propiedad intelectual de los creadores individuales y colectivos.

Sin embargo, estas implicaciones del reconocimiento de tales derechos de propiedad intelectual, no serán aceptadas tan fácilmente, ya que los dueños de las empresas que se dedican a este tipo de negocios se opondrán rotundamente al establecimiento de estos derechos.

Existen cuatro cuestiones relacionadas. La primera se podría denominar "autenticidad" y se refiere a la reglamentación aplicable a la fabricación de replicas de objetos artesanales tradicionales, que a veces son objeto de una producción masiva que inunda con productos a bajo precio el mercado nacional. La segunda cuestion es "la expropiación", se refiere a la extracción de los artefactos y documentos de valor de su medio de origen. En tercer lugar esta el tema de "la compensación", si bien la circulación de algunos productos folklóricos en el plano nacional puede ser una fuente legitima de orgullo, también existe un sentimiento de resentimiento bastante expandido debido al hecho de que las personas o las comunidades aborígenes no son recompensadas. El cuarto es el de "la educación", y observa como la transformación de los objetos tradicionales en mercancías, a ido trastocando profundamente la cultura popular misma.

Desde un punto de vista practico, la cuestión nos retrae a la idea de que cuando el patrimonio cultural nacional es una fuente que pertenece a una comunidad y hay que utilizarlo para que esa comunidad viva mejor, se deba establecer limites sobre como y hasta que punto puede ser explotado por gentes ajenas. La preservación y la sustentabilidad de esa fuente de riqueza dependerán en gran medida de que se asegure que los derechos económicos sobre ella sigan perteneciendo a sus creadores.

Por ultimo, se debe observar que nuestro país no cuenta con un inventario de su patrimonio cultural, que permita determinar un orden de prioridades en la organización, ya que esto beneficiaria la protección de ese patrimonio cultural nacional que tanto hemos descuidado.


antropologia y arqueologia

PIE DE PAGINA
Noticias de Antropologia y Arqueologia es un emprendimiento del Equipo NAyA.
Ultima modificación de esta página 9/6/15

© Equipo NAyA / 1996-2015