NAYA - Noticias de Antropologia y Arqueologia EQUIPONAYA.COM.AR
Noticias de Antropología y Arqueología


Desde 1996 el Portal de Antropologia en español
 

Lista de novedades


TEMATICAS
Educación
Salud
Práctica Científica
Geopolítica / Economía
Estado y violencia
Cultura / identidad / patrimonio
Indice de Autores

SIMPOSIOS
Arqueología histórica
Tecnología y Arqueología
ARCHIVO
Congreso 1998
Congreso 2000
Congreso 2002

 

NUEVO BIBLIOTECA EVENTOS UNIVERSIDAD MAPA Equipo NAyA CONTACTENOS
  INICIO > CONGRESO VIRTUAL 2004 > PONENCIAS Compartir en: recomendar

IV CONGRESO VIRTUAL DE ANTROPOLOGÍA Y ARQUEOLOGÍA
NAyA. Octubre del 2004.


Turismo, sustentabilidad y globalización.

Lic. Guillermina Fernández
Universidad Nacional del Centro. Argentina.

E-mail: guillefr@fch.unicen.edu.ar
Lic. Aldo Guzmán Ramos
Consultor en Turismo y Patrimonio. Argentina.

E-mail: aldo_ramos@hotmail.com

El proceso de globalización, a partir de la expansión de los grupos dominantes de la economía y del extraordinario avance de la tecnología, principalmente en las comunicaciones y en el transporte, ha generado una tendencia creciente hacia la homogeneización del planeta.

Pero este proceso, en el cual se articulan individuos, regiones y ciudades, al mismo tiempo excluye a una porción mayor de grupos sociales y territorios, generando un desarrollo extremadamente dual en el mundo, fenómeno nunca visto en la historia de la humanidad. Frente a un desarrollo considerable de la tecnología y la ciencia al servicio de ciertos sectores sociales y de las actividades económicas encontramos un aumento de la desigualdad, de la exclusión social y de la fragmentación del empleo. Si a esto agregamos los impactos ambientales negativos, tenemos un desarrollo insustentable del planeta.

Dentro de este proceso de cambio global, el turismo, que por sus características tiene un marcado carácter internacional, se ve afectado en gran manera, tanto de manera positiva como negativa.

La era de la globalización implica toda una serie de efectos, directos e indirectos, en el turismo:
- la expansión del turismo internacional viene acompañada de nuevos mercados y de destinos turísticos emergentes que supondrían una paulatina redistribución de los flujos turísticos a nivel mundial.

- la desregularización del transporte aéreo facilita el desarrollo de los viajes a larga distancia.

- la expansión empresarial hacia nuevos destinos es cada vez mayor, así como los procesos de concentración empresarial.

- la comercialización, y el marketing en general, de los productos turísticos incorporan progresivamente nuevas tecnología.

- la conservación del medio ambiente se ha convertido en una exigencia incuestionable del mismo modo que debe conciliarse la identidad cultural de los destinos turísticos con la tendencia a la homogeneización antes mencionada.

Uno de los elementos clave, considerando el rol del turismo dentro de este proceso global, esta dado por el valor particular de la actividad, por ser una actividad creadora y receptora de valor agregado, generadora de  efecto multiplicador, acelerador y movilizador y que posee una proyección mundial de crecimiento del 4,4% anual. A partir de allí puede formar parte de las actividades motoras de desarrollo local, promoviendo el rescate de la identidad nacional y del patrimonio cultural y natural de los pueblos. Para ello los proyectos turísticos deben tener una participación de capitales locales fuertes, de forma tal que los efectos de la apertura y comercialización competitiva dejen sus beneficios en el país y no actúen como canales de crecimiento para otras regiones.

Debemos considerar, que desde el punto de vista económico, el turismo es una actividad que integra la producción, distribución y consumo de bienes y servicios para satisfacer las necesidades y deseos de los turistas. Por lo tanto, cuando se desarrolla el turismo, al mismo tiempo se estimulan una serie de empresas que generan ingresos para la comunidad. Esto es el efecto multiplicador del turismo, por requerir de la creación o desarrollo de diversas actividades económicas. Considerando esta perspectiva, a medida que el número de turistas se incrementa hacia cualquier destino, aumentan las necesidades expresadas, crece el consumo de bienes y servicios locales y esto se refleja en una mayor producción y un mayor crecimiento, con un efecto dinamizador que induce a un potencial crecimiento económico.

Para cuantificar el importante desarrollo de la actividad turística dentro del actual proceso de globalización, podemos recurrir a los siguientes datos: Por ejemplo según la World Travel and Tourism Council (WTTC, 1998) para el año 2005 se proyecta que esta industria genere 7 trillones de dólares y cerca de 338 millones puestos de trabajo directos e indirectos en el ámbito mundial.  Por otro lado, la Organización Mundial del Turismo (OMT, 1999), proyecta que para el año 2020 se espera un  volumen de 1.200 millones de viajeros. Dicho movimiento, dadas las características particulares de esta actividad, puede generar un número   extraordinario de empleos directos e indirectos, es decir, puede representar ingresos excepcionales de considerable magnitud. Pero también semejante volumen de turistas puede representar un serio problema para el patrimonio turístico, natural y cultural, del mundo, repercutiendo finalmente en las posibilidades a largo plazo de desarrollo turístico. La pregunta es ¿podemos controlar el crecimiento del turismo dentro del proceso de globalización y por otro lado ¿quien o quienes manejan los hilos de la actividad a nivel mundial?
Las empresas transnacionales turísticas, en la búsqueda de dominar el universo de destinos turísticos, adhieren a los lineamientos de la economía liberal, en cuanto a la apertura absoluta del comercio internacional, la desregulación de las actividades, el ingreso ilimitado de capitales, etc., sin importarles demasiado sus efectos sociales y económicos a nivel local. Estas empresas aprovechan que los países subdesarrollados, tienen una débil capacidad de negociación para imponerles programas que poco benefician a la sociedad local.

Además, así como el avance en las comunicaciones y el transporte han permitido un desarrollo considerable del turismo, la globalización esta generando, a partir de la homogeneidad mencionada anteriormente, una perdida de la diversidad planetaria, poniendo en serio riesgo el desarrollo económico del turismo. Como expresa Ramonet (1999), "de un extremo a otro del planeta se impone un estilo de vida parecido, expandido por los medios de comunicación. En los barrios acomodados de las grandes ciudades del mundo, el encanto de la diversidad cede ante la fulminante ofensiva de la estandarización, la homogeneización y la uniformización.  Por todas partes triunfa la world culture, la cultura global”. El impacto de estos efectos debe ser considerado, de hecho muchos países ya lo están haciendo, en toda su gravedad, no solo desde un punto de vista cultural, sino desde una perspectiva económica.

No solo las empresas multinacionales tienen un papel importante en el desarrollo del turismo. Simultáneamente, instituciones multilaterales como el Banco Mundial, agencias de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) y organizaciones comerciales como el Consejo Mundial de Viajes y Turismo se dedicaron a convertir el turismo en una industria verdaderamente mundial, en estrecha relación con el capital internacional.

Esto nos esta conduciendo a un turismo mundial cada vez más centralizado y competitivo, ilustrando mejor que cualquier otro sector económico el alcance mundial de las empresas transnacionales. En los últimos años, estas empresas presionaron a gobiernos de todo el mundo para que liberalizaran el comercio y la inversión en los servicios, utilizando como uno de los mecanismos de presión a la Organización Mundial del Comercio (OMC). A través de esta se tiende a abolir las restricciones a la propiedad extranjera, se facilitan franquicias, concesiones y contratos de administración, se otorga a las compañías turísticas extranjeras los mismos beneficios que a las locales y se les permite trasladar personal a través de las fronteras a su antojo, abrir filiales en otros países y realizar pagos internacionales sin ninguna restricción.

Relacionado a lo anterior, el Consejo Mundial de Viajes y Turismo presentó su "Visión del Milenio" sobre la actividad, que implica, sintéticamente, los siguientes puntos:
- Lograr que los gobiernos acepten los viajes y el turismo como una actividad estratégica y una prioridad en materia de empleo;
- Promover mercados abiertos y competitivos mediante la aplicación del Acuerdo sobre Comercio de Servicios, la liberalización del transporte aéreo y la desregulación de las telecomunicaciones en mercados internacionales; y
- Eliminar las barreras al crecimiento del turismo, que implica la expansión y mejora de la infraestructura, por ejemplo construcción de aeropuertos, modernización y aumento de la capacidad de los ya existentes, construcción y mejora de caminos e instalaciones turísticas.

Pero pese a los aparentes logros de la economía liberal, en algunos países en desarrollo, más de dos tercios de los ingresos del turismo internacional nunca llegan a la economía local debido a la gran fuga de divisas, por lo tanto a medida que se implementan nuevos acuerdos de libre comercio e inversión, la situación empeora. Esto lleva a cuestionar seriamente la afirmación de que la globalización y la liberalización del turismo producen riqueza y progreso social y preserva el ambiente. Por lo tanto no existe un desarrollo sustentable del turismo.

Además, los acuerdos multilaterales que facilitan la globalización han demostrado escasa o ninguna preocupación por los problemas ecológicos. Si bien en este aspecto la OMC discutió propuestas de "normas ambientales" y "ecoetiquetas" elaboradas por organismos internacionales, podemos preguntarnos ¿esas medidas no responderán a los intereses de empresas multinacionales, que intentan apropiarse de la agenda ambiental e impulsar la autorregulación?
La Asamblea General de la ONU adoptó una resolución sobre turismo sustentable como parte de su "programa para la aplicación de la Agenda 21", el plan de acción adoptado en la Cumbre de la Tierra, celebrada en Río de Janeiro en 1992. Esta resolución reconoce la necesidad de considerar la importancia del turismo en el contexto de la Agenda 21. Entre otras cosas, establece que "para un modelo sustentable de consumo y producción en el sector del turismo, es esencial fortalecer las políticas nacionales y aumentar la capacidad en las áreas de planeamiento físico, evaluación de impacto y uso de instrumentos económicos y regulatorios, así como en la información, la educación y el marketing".

Es importante destacar que esta resolución de la ONU subraya la necesidad de una regulación democrática del desarrollo del turismo, en contraste con los esfuerzos de desregulación de los agentes de la globalización de la industria.

Para finalizar podemos decir que una parte muy importante de la población mundial perdió la fe en la economía globalizada, al tener que pagar por las actividades de especuladores inescrupulosos y sufrir además los programas de ajuste estructural impuestos por el Fondo Monetario Internacional. Esto puede observarse en las numerosas protestas antiglobalización en todo el mundo, incluido Estados Unidos.

Además, la crisis generó un considerable debate público sobre el impacto de la cultura y el estilo de vida global, incluido el consumismo y el desperdicio de recursos.

A medida que las sociedades comienzan a reconocer que el crecimiento económico extremadamente liberal, tiene efectos devastadores sobre la cultura y el ambiente, perciben que es mejor una regulación estricta del turismo aunque eso implique la limitación del número de visitantes y de la extensión espacial de las actividades turísticas.

Lo que la actual situación parece confirmar es que el desarrollo mundial del turismo no puede encaminarse hacia la sustentabilidad con las estructuras políticas y económicas fijadas (por decirlo de alguna manera) por la globalización. Para ello es necesario dar valor a la escala local para que juegue un rol particular en la realización de un proyecto concreto de dinamización endógena y políticas participativas. Esto significa que los esfuerzos para aplicar programas turísticos, sociales, ambientales y económicamente sustentables, difícilmente tendrán éxito si no se realizan cambios estructurales profundos en el sistema mundial. Por lo tanto las desigualdades seguirán siendo la característica más importante en este momento de la historia de la humanidad y el turismo solo lograra profundizarlas.

Bibliografía:


AIEST (1996) Globalisation and tourism. St. Gall. Vol. 38. 545 p.

BRITTON, S. (1992) La economía política del turismo en el tercer mundo. En Los mitos del turismo. Madrid. Endymion. pp. 301-337.

FURIO BLASCO, E. (1996) Economía, turismo y medio ambiente. Tirant lo Blanc y Universitat de Valencia. 197 p.

MATHIESON, A y WALL, G. (1986) Turismo. Repercusiones económicas, físicas y sociales. México. Trillas. 278 p.

SCHLUTER, R. y REY, G. (1991) El turismo en el mundo. Su proyección al siglo XXI. En Estudios y Perspectivas en Turismo. Vol. 1. Nº 2. pp. 89-1117.

 

 

antropologia y arqueologia

PIE DE PAGINA
Noticias de Antropologia y Arqueologia es un emprendimiento del Equipo NAyA.
Ultima modificación de esta página 9/6/15

© Equipo NAyA / 1996-2015